El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Elecciones andaluzas: Solo queda seguir remando hacia adelante

Efe

Manifestación antifascista de esta tarde en la plaza de la Encarnación de Sevilla.

Ricardo Fernández BegueLeganés (Madrid)

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Martes, 4 de diciembre del 2018 - 16:10 h

Difícil resulta comprender el rumbo que el planeta ha adquirido en los últimos años. La gente aparentemente ha enloquecido y mata las moscas a cañonazos. La crisis económica mundial ha envilecido sus entrañas y los cerebros zozobran achicando desmemoria y simpleza. Escasa confianza merecen -si alguna vez la tuvieron- las masas comprometidas y decididas, dispuestas a rasgar el aire con una cuchilla bien afilada, según de dónde proceda el viento. Y es que muy poco botín se puede sacar de las voluntades obnubiladas por el corto plazo y la explicación sencilla para todo lo que ocurre.

Es 3 de diciembre del 2018 y tras el estupor que ha despertado el resultado de las elecciones autonómicas andaluzas, me mueve ahora la reflexión. De las cloacas de la vieja historia nacional retornan las sombras del viejo fascismo que pensábamos extinto con sus 12 escaños como 12 soles cenicientos. Dicen que las causas son la inmigración, los acontecimientos en Catalunya, la gestión de las desigualdades socioeconómicas, la demiúrgica naturaleza del poder socialista en la región tras un desierto cronológico de 36 años que ha materializado toneladas de desesperanza, corrupción y patrañas que pocos creen. Sin embargo, y a pesar de todo, no llego a comprender que haya sido en Andalucía precisamente donde se ha desatado la primera euforia del neofascismo del que creíamos que en España estábamos exentos.

De las entrañas de la democracia ha surgido el monstruo para devorarla, valiéndose precisamente de ella. Los orines púrpuras del viejo escenario, cargado de crucifijos y banderas rojigualdas, han puesto su puño enguantado sobre el burdel del patio nacional con intención de quedarse. Y nada hay más terrible que la imbecilidad que se ramifica como el cáncer. Ganas dan de ceder a su desafío y recoger el guante, tomar sus mismas armas y contraponerles con decisión para defender esa democracia que buscan aniquilar tomando medidas que la sacrifiquen temporalmente como si se tratara de un tratamiento quirúrgico de máxima urgencia que sopesa la posibilidad incluso de un coma inducido. Sin embargo, eso sería entrar en su juego, ponerse a su altura y ahondar en el ultraje a la razón. Solo queda seguir remando hacia adelante con el pensamiento abierto y la mente clara y pensar que los necios siempre son legión y que a veces, lo que ocurre, es que tan solo permanecen callados y no se les oye. Pero, por mucho que insistan, lo que no me podrán hacer creer todos ellos es que, pese a su andar cansino, lento y paciente, ni tienen ni han tenido jamás la razón.

Participaciones de los lectores

La importancia de seleccionar bien los actores

Jaime Rodríguez Soto Cunit

Leo el último artículo del gran Josep Maria Pou, ref... Seguir leyendo

El derecho de los vigilantes de seguridad italianos a preservar sus vidas

Javier Bernuz Toledo Badalona

Recientemente, he pasado unos días en Milán. Al ver el equipo de los vigilantes (chalecos antibalas, pistolas Glock de alta capacidad, etc.), y... Seguir leyendo

El chantaje de la maquinaria independentista

Guillermo Moya Barcelona

Cada vez que aparece en público una persona cuyas ideas no comulguen con el independentismo, la "maquinaria" represora del mismo se pone en mar... Seguir leyendo

Gracias a todas las mujeres por estar ahí

Arturo Fernández-Maquieira Almería

Ellas nos crean, nos crían, nos inspiran, nos acogen, nos cuidan, nos soportan, nos animan, nos manejan, nos regañan, nos... Seguir leyendo

Solucions reals per parar els abusos sexuals a l'Esglèsia

Dionís López Barcelona

Cada dia que passa apareixen nous casos d’abusos sexuals a l’Església catòlica. Ja fa molts anys que això passa a ... Seguir leyendo