29 may 2020

Ir a contenido

El turismo rural: Desconectar completamente y aprender a adaptarnos

Irene Pizarro Medina

El turismo rural: Desconectar completamente y aprender a adaptarnos

En la sociedad actual, la gran mayoría pasamos el año sumergidos en el trabajo, el estrés, el cansancio, el agobio de las grandes ciudades... Por ello son muchos los que prefieren, una vez llegado el verano, escapar de la rutina y pasar las vacaciones en zonas totalmente opuestas, donde poder disfrutar de la naturaleza, respirar aire fresco y pasar el día rodeado de paz y tranquilidad.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Este es el caso de mi familia, que hemos apostado por unas vacaciones rurales en un pequeño pueblo de Teruel. El poder desconectar de las tecnologías, reencontrarnos con la naturaleza, disfrutar del río, la montaña, el sonido de los pájaros, consideramos que es un privilegio muy difícil de disfrutar en las grandes ciudades. Mucha gente no apuesta por este tipo de turismo. Supongo que será por la falta de servicios de las zonas rurales en comparación con las que nos pueden ofrecer las ciudades.

En el lugar donde he estado, he podido ver con mis propios ojos como por ejemplo el servicio médico es escaso, solo tres días en semana y durante unas horas determinadas; la asistenta social solo acude al pueblo un vez a la semana, solo hay pescado fresco dos veces semanalmente, existe una falta de comercios y hay escasez de autovías y servicios de transporte público.

Para algunas personas esto será un inconveniente, pero en mi opinión esta serie de cosas son las que caracterizan estas zonas rurales, las que hacen que tengamos que salir de nuestra zona de confort, de olvidarnos de nuestra rutina habitual, de desconectar completamente de las cosas a las que estamos acostumbrados y aprender a adaptarnos durante un periodo de tiempo a esta serie de peculiaridades poco habituales en nuestro día a día.

Al fin y al cabo, hay gente que vive en esas zonas durante todo el año y no sienten que les falte nada. Creo que por un momento deberíamos cambiar los destinos más habituales como Londres, París, New York por zonas rurales del interior de España, para poder disfrutar de este tipo de entornos más familiares y tranquilos.

Participaciones de loslectores

Másdebates