28 nov 2020

Ir a contenido

"El sometimiento al turismo descontrolado acabará con el espíritu de la ciudad"

José De la Vera

La Rambla, casi vacía, a mitad de esta semana.

La Rambla, casi vacía, a mitad de esta semana. / MANU MITRU

Mi vida se ha ido al traste con la covid, como la de la mayoría de mis amigos músicos. El trabajo se ha esfumado, pero las facturas hay que pagarlas. Mi vida social también está en la uvi: se acabaron las fiestas y las reuniones. Lo único bueno es haber recuperado la ciudad, haber perdido de vista a los turistas, quienes vienen a Barcelona no para conocer su historia y sus costumbres, sino para consumir igual que lo harían en un parque de atracciones.

Una ciudad son sus habitantes, y hace tiempo que los habitantes de la ciudad condal están en peligro de extinción debido a la especulación. Es necesario ayudar a los jóvenes, regular los precios de los pisos y la naturaleza de los nuevos comercios; no es posible que se permita el asalto del turismo de masas con la fealdad y uniformización que supone. La destrucción de la vida social de los barrios debida al sometimiento al turismo descontrolado acabará con el espíritu de la ciudad, de la ciudad que no se ve, la que se oculta bajo los cambios que la respetan, la ciudad invisible.

Participaciones de loslectores

Másdebates