28 may 2020

Ir a contenido

El PSOE de Sánchez: Ingenuidad o de maldad calculada

Josep Gil

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en la tribuna del Congreso de los Diputados.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, en la tribuna del Congreso de los Diputados. / DAVID CASTRO

De inverosímil se puede calificar la actuación de Pedro Sánchez, con relación a su supuesto socio preferente que representa la formación política de Pablo Iglesias. Lo que ofreció en julio, una vicepresidencia y tres ministerios para Unidas Podemos, ahora en agosto y septiembre ya no vale.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

¿Sánchez a qué juega? ¿Al ratón y al gato? ¿Ha enloquecido de repente? De ingenuidad o de maldad calculada representa esperar que le apoyen para la formación de un gobierno que de estabilidad a este país -inestable por definición por el asunto antidemocrático a raíz del conflicto con Catalunya- y sin dar nada a cambio, como sería otorgar cargos de control del programa de gobierno mediante el nombramiento de alguno de los miembros del gobierno para su socio preferente que le da el apoyo mayoritario de la cámara.

Lo que ocurre es que esto solamente es posible en países donde su tradición democrática es de tiempo atrás, y en España esta cultura democrática brilla por su ausencia.

Por Dios, que Sánchez no nos tome más el pelo y que no maree más la perdiz. Si quiere gobierno que negocie, evidentemente con Unidas Podemos, la distribución de las responsabilidades del futuro gobierno de España.

Y por Dios también, que dejen, unos y otros, de inocular en el debate político el futuro de Catalunya... El futuro de Catalunya es de los propios catalanes... Más tarde o más temprano y pese a quien pese. Que nos dejen en paz de una vez.

Participaciones de loslectores

Másdebates