18 sep 2020

Ir a contenido

"El precio de las tasas universitarias y la incertidumbre de la pandemia preocupan a los estudiantes"

Màrius Folch López

Dos estudiantes, en el campus de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB).

Dos estudiantes, en el campus de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). / ANNA MAS

Una de las preocupaciones entre los universitarios españoles es el incremento desorbitado de los precios de las matrículas, y ahora se le suma la incertidumbre por la situación de pandemia. La subida de las tasas universitarias se debe al RD 14/2012 que impulsó el Partido Popular en el 2012. El Gobierno de Rajoy brindó a los gobiernos regionales la oportunidad de subir hasta un 25% el coste real de cualquier carrera universitaria, una proposición muy bien recibida por los gobiernos autónomicos, pero que supuso un lastre que aún sigue para aquellos que quieren estudiar una titulación de educación superior. Además, la mayoría de los universitarios dependen económicamente de su círculo familiar y esto genera un empobrecimiento en muchas familias.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Este factor económico también nos deja entrever el porqué del declive de la ratio de estudiantes en muchas de nuestras universidades.  Esta situación tan compleja tiene una causa y un culpable claro: la sucesión de recortes en educación, que no solamente han afectado al usuario universitario: también los profesionales de la enseñanza, profesores, catedráticos y doctores, han sido y son víctimas de una injusticia constante por la que experimentan situaciones cada vez más precarias.

Es decir, debemos tener en cuenta que uno de los pilares fundamentales de la sociedad, la educación, se está desvalorizando ya que, por un lado, se desvaloran las ansias de aprender y, por otro lado, el trabajo y el esfuerzo de aquel al que le apasiona enseñar. 

En definitiva, todos nos vemos involucrados en esta crisis que acecha en el ámbito educativo de nuestro país. Se pueden proponer distintas posibilidades para reducir los costes de las tasas universitarias, pero sin que eso afectara, aún más, al profesorado; es decir, debe encontrarse una solución que pueda satisfacer al conjunto del mundo académico. ¿Es hora de modificar el Real Decreto 14/2012 o solamente es otra propuesta de carácter fantasioso?

Participaciones de loslectores

Másdebates