Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

El PP pasa página a Rajoy con un portazo sobre Sáenz de Santamaría

Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, al inicio de la reunión en el Congreso de los Diputados.

Soraya Sáenz de Santamaría y Pablo Casado, al inicio de la reunión en el Congreso de los Diputados.

Mario Martín

Con tres únicos y sencillos argumentos intentó conseguir Soraya Sáenz de Santamaría la presidencia del Partido Popular en su decimonoveno congreso extraordinario: su vínculo, más que conocido y público, con Mariano Rajoy; su abaniqueo con un aventador con los colores patrios escenificado con la frase de "soy Soraya, la del PP", y conseguir ser la primera mujer en alcanzar la presidencia del Gobierno: pocos mensajes y simples.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Todo lo anterior aderezado con el repetitivo argumento de haber sido la precandidata más votada por la militancia en la primera vuelta de las primarias por el liderazgo popular, el 5 de julio, sin entender que aunque ello fuera así, sus 21.513 votos solo representaban algo más de la mitad de los que obtuvieron el resto de sus compañeros de partido: 36.590, que sí fueron capaces de integrarse en una misma candidatura, la de Pablo Casado, de cara al Congreso Extraordinario de dos semanas después; volviendo a incurrir en uno de los errores de su mentor, Mariano Rajoy, al no reconocer, y comprender, que la opción más votada puede ser minoritaria si hay acuerdo común del resto del arco parlamentario, esencia de un sistema democrático donde la negociación y el acuerdo deben complementar lo expresado por el cuerpo electoral. 

Es curiosa la distinta forma de abordar la salida de la presidencia del PP entre Rajoy y quien le designó su sucesor por vía digital. Aznar anunció muy pronto la decisión de no continuar en sus responsabilidades, mientras que Rajoy, a fuerza de aferrarse al cargo, ha protagonizado dos funerales políticos. El primero fue el 21 de mayo, con la ovación recibida mientras se despedía de sus fieles en el Congreso de los Diputados, tras varias horas ausente de su escaño. El otro fue el 20 de julio, en la primera jornada del Congreso Extraordinario convocado para elegir su sucesor, con un discurso en el que se ratificó, uno por uno, en todos sus posicionamientos en estos años de liderazgos, en el que deslizó mensajes a favor de su delfina, aunque torpemente, tarde y de manera insuficiente.

Más allá de las loas que le dedicaron Luis de Grandes y su muy cercana amiga, Ana Pastor, todo lo demás no se salió de la coreografía de un sepelio. Aunque es bien sabido que en España enterramos muy bien, la vida sigue y lo pasado, pasado está.

Soraya, siete años después de ejercer un poder casi omnímodo como vicepresidenta del Gobierno, en los que, visto lo visto, ha pisado bastantes callos, ha recibido un portazo en su propia cara. Pero más allá de sus méritos, ello es la simple consecuencia de que el PP ya ha pasado página de Mariano Rajoy.

Participaciones de loslectores

Másdebates