09 ago 2020

Ir a contenido

"El miedo, un efecto colateral del covid-19 difícil de erradicar"

Carla Llamas Morillas

Un joven espera el metro en la estación de Sagrera, en Barcelona, con guantes y mascarilla.

Un joven espera el metro en la estación de Sagrera, en Barcelona, con guantes y mascarilla. / JORDI COTRINA

El coronavirus ha puesto en jaque a nuestro sistema sanitario y desgraciadamente ha segado en el mundo hasta ahora más de quinientas mil vidas humanas, golpeando la línea de flotación de nuestra economía y nuestra forma de vida.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Pero esos son los efectos directos y visibles, los que hemos padecido y los que sufriremos en el futuro inmediato. Hay, además, otro efecto invisible, incoloro e inodoro, pero no indoloro, que también nos ha traído este virus con un nombre muy parecido al de la mascota olímpica de Barcelona. Y ese efecto se llama miedo.

Contra el primero, más tarde o más temprano habrá vacuna y tratamiento. El segundo es un talón de Aquiles que pone en evidencia nuestra debilidad. Seguro que algún moderno arquero troyano, emulando a Paris, ha tomado buena nota.

Participaciones de loslectores

Másdebates