21 feb 2020

Ir a contenido

El incesante goteo de abusos sexuales cometidos en el ámbito religioso

Olga Anter Iglesias

Sant Cugat del Vallès

El papa Francisco, el domingo 24 de febrero, durante el cuarto día de la cumbre sobre los abusos sexuales en la Iglesia.

El papa Francisco, el domingo 24 de febrero, durante el cuarto día de la cumbre sobre los abusos sexuales en la Iglesia. / AFP

Es incesante el goteo de noticias que nos llega de abusos sexuales cometidos dentro del ámbito religioso. Cualquier abuso de este estilo es grave, y causa mayor escándalo cuando se esperaba un comportamiento honrado y ejemplar de la persona que lo comete.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Esos hechos nos muestran de forma patente que todos tenemos los pies de barro. El mal está fuera y también dentro de la Iglesia, y hay que atajarlo de forma drástica desde todos los flancos.

Sin embargo, hay una insistencia tenaz en hacer públicos los abusos cometidos en el seno de la Iglesia, cuando sabemos que el mayor porcentaje de ellos se da en otros ámbitos, particularmente dentro de la propia familia. No hay que atribuir especialmente a la Iglesia un mal que es de todos, y todos, la Iglesia por su parte también, debemos implicarnos en su erradicación.

Estos hechos pueden desdibujar la realidad y ensombrecer la labor de tantos miles y miles de sacerdotes, religiosos, misioneros, que nunca serán noticia y que llevan a cabo labores admirables entregando su vida a Dios, y por Él a sus hermanos. Como dice el Papa Francisco, "hace más ruido un árbol que cae que un bosque que crece".

Participaciones de loslectores

Másdebates