Ir a contenido

El desencanto de la globalización: "¿Qué encanto le queda a viajar si todo está al alcance?"

Raimundo Alabern de Armenteras

Palma de Mallorca

Bistrot Levante, en el Gòtic, explora las cocinas de la ribera oriental del Mediterráneo.

Bistrot Levante, en el Gòtic, explora las cocinas de la ribera oriental del Mediterráneo.

Hace poco estuve de viaje, por motivos laborales, en una pujante ciudad de Oriente Medio. Aproveché para ir a un supermercado y comprar algunas especialidades locales. Es algo que me gusta hacer cuando voy de viaje, ya que de vuelta en casa me permite seguir disfrutando de sabores que encuentro exóticos y me transportan de nuevo a otras latitudes.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La sorpresa vino cuando, paseando por mi barrio, entré en un comercio de productos indios y encontré todos los mismos artículos que había traído. Allí, a cinco minutos de casa, sin necesidad de volar ni tener que transportar nada.

Por un lado, sentí que la globalización es maravillosa. Es una suerte que, gracias a este comercio, pueda comprar cuando quiera cualquier tipo de producto oriental. Es maravilloso que pueda seguir consumiendo productos que me encantan durante todo el año, sin necesidad de viajar a otros países para conseguirlos. Pero, al mismo tiempo, no pude dejar de sentir un cierto desencanto.

Si en mi ciudad encuentro ya todo tipo de nacionalidades con las que compartir experiencias, restaurantes de todo el mundo, productos exóticos durante todo el año, ¿qué encanto le queda a viajar? ¿Dónde está el espacio para el descubrimiento, el asombro, la sorpresa?

Participaciones de loslectores

Másdebates