El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

¿Dónde están los viejos valores de la izquierda en Ferraz?

DAVID CASTRO

Una multitud se aglomera a las puertas de la sede del PSOE en Madrid. 

Lluís AguilóPalma de Mallorca

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Jueves, 29 de septiembre del 2016 - 18:37 h

Como tantos hechos de relevancia se ha producido en la sombra, mientras los españoles dormían. Ximo Puig asegura: "No somos una banda". De nuevo deja en evidencia su incapacidad de lectura política, como en aquellas declaraciones poco antes de las elecciones de junio: ¿Si el PP guanya a València ens ho haurem de fer mirar".

El presidente valenciano retrata su falta de lectura política. Pues es imposible no darse cuenta que son una banda. Solo él, el díscolo Puig, hace la lectura moral del motín del 28 de setiembre. Es la consecución política a un ciclo largo que todos los españoles hemos ido viendo. Hasta me atrevería a decir, todos los europeos.

Ahora más que nunca la socialdemocracia se tambalea. Sin embargo no se tambalean algunos de sus principios básicos sino las viejas estructuras de los partidos socialdemócratas europeos. Desde el estrecho de Messina (con las propuestas faraónicas de Renzi) a Ferraz y desde Ferraz a París corre un fantasma por nuestra vieja Europa. Las estructuras que tantos triunfos cosecharon durante los años pasados ahora se han convertido en el retrato del proceso de decadencia que vive nuestro continente.  Ellos que encarnaron el símbolo del llamado Estado del Bienestar, ellos que debían placar el avance neoliberal, ellos son los que nos han traicionado

Recordemos pues los viejos valores de esta Europa. La Europa de los socialistas que pretendían crear una sociedad más justa, más igualitaria y que en la última década se han vendido de tal manera que hasta Pedro Sánchez parece el líder que todos querríamos tener. No son solo el fin  de las puertas giratorias, ni impulsar las primarias aquello que los ciudadanos de izquierdas esperamos de estos partidos. 

Y mientras en Europa avanza la extrema derecha y las reivindicaciones populares los partidos socialdemócratas se muestran incapaces de absorber o reconducir dichas reivindicaciones. Con un discurso de inconsistente institucionalidad los partidos buscan respuestas pausadas a tiempos convulsos, sin conseguir canalizar la pasión de cambio que la izquierda debe ostentar.

Este suceso nocturno que hemos vivido es la consecución de un movimiento paulatino y decidido de dichos partidos hacia la derecha política. Esa misma derecha que no deja votar en Catalunya, esa misma derecha que promueve los desalojos exprés, esa misma derecha que ha dado alas a Podemos en el estado.  El mayor triunfo de la derecha, desde el comienzo del azote neoliberal, ha sido sembrar el germen reaccionario en los partidos socialdemócratas. No volveremos a ganar hasta que lo arranquemos de cuajo y digamos bien fuerte y claro que nosotros queremos: democracia, justicia e igualdad.

Participaciones de los lectores

La deontología funeraria que sucumbe al lucro sin escrúpulos

Manuel Monterde Sánchez Santa Coloma de Gramenet

Leo en la página web del Ayuntamiento de Barcelona que, el pasado miércoles 31 de octubre, la teniente de alcaldía de Derechos Sociales, L... Seguir leyendo

Preservemos la idiosincrasia de Barcelona, mi ciudad

José Manuel Fernández Arroyo Barcelona

Camino por la ciudad. Recorro sus calles. Es un domingo cualquiera. Mis inquietos pies me conducen a un destino no cierto, improvisado. Paso a paso disfruto de cada ... Seguir leyendo

Persones sense memòria: les fotos com a única realitat

Tura Iglesias i Admetlla Sant Cugat Sesgarrigues

Pedro Sánchez, durar a toda costa

Victoriano Sánchez La Palma de Cervelló

La necessitat de tenir un menú variat

Maria Lluís Sitges

La necesidad de mejorar el transporte público nocturno

Rebeca Soriano Barrufet Barcelona

L'enveja, el pecat capital més generalitzat a España

Joan Boronat Lecha Blanes

El 'crim' de perdre un any

Laia González Solà Barcelona

Villarejo: burocracia pública y corrupción

Luis Fernando Crespo Zorita Alcalá de Henares