El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

¿Dónde está la milagrosa proteína de la vida?

Sara AguadoEl Prat de Llobregat

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Martes, 24 de enero del 2017 - 13:00 h

Hace un par de días, estaba en el hospital de Bellvitge de visita a un pariente. Mientras sacaba un café de la máquina de ‘vending’, en la zona de espera de la planta séptima, frente a los ascensores, un señor emprendía una conversación circunstancial conmigo.

Al cabo de media hora, acabé sacando varias conclusiones de lo que, sin darme cuenta, había acabado siendo una improvisada entrevista. Primero, vi al hombre tan agradecido por ese lapso de atención, que rocé a imaginar lo que significa pasar casi media vida activa en un hospital y la necesidad de comunicación que eso genera.

Subía y bajaba las escaleras del centro hospitalario varias veces al día, se expresaba con entusiasmo, claridad y gentileza, y poseía una vitalidad que hay días de mi juventud que envidiaría. Era positivo.

Su mujer llevaba 20 años luchando por conservar su riñón, sus pulmones y algunas de sus vértebras. La cura de un órgano, llevaba a la deficiencia de otro. A veces, decía, parecía que iba a dejar de respirar y de repente despertaba para pedir la hora. El tiempo en un hospital tiene ritmo propio; viaja en una realidad paralela a la del mundo exterior.

El estoico marido dominaba ya tantos conceptos de anatomía y farmacología, que en pocos minutos me detalló el largo historial de su mujer y, gracias al correcto uso de la metáfora, logré visualizar uno de sus pulmones, en forma de cartón mojado.

También hubo lugar para hablarme de su difunto padre, inmune a la viruela y a otras tantas enfermedades. Jamás en la vida había enfermado. En el primer chequeo que le hacían, a los ochenta y pico de años, detectaron que poseía una proteína única en su organismo, la cual podía curar a otros pacientes. Le recetaron unos anticoagulantes y, al poco tiempo, murió.

El hijo accedió de buen grado a donar el cuerpo de su progenitor a la ciencia, ya que fue informado de que con su estudio iba a contribuir en gran medida al progreso de esta. Él se aferraba a la esperanza de una cura para su mujer. Yo me pregunté cuántos portadores de tan milagrosa proteína habría en cada una de las plantas de este hospital o de cualquier otro, si estaría en todos nosotros, o si tal persona estaría haciéndose su primer chequeo en ese momento.

Participaciones de los lectores

El 'no' als pressupostos, un error i una irresponsabilitat

Jaume Rovira Barcelona

Crec que a ningú se li escapa que la no tramitació dels pressupostos dels govern de l'Estat és una mala notícia.... Seguir leyendo

El odio como opinión política: que alguien pare esto

Francisco Martos Barrachina Málaga

Sí, el odio genera odio. Se retroalimenta de una forma muy efectiva, y se extiende a una velocidad de vértigo. Sin querer entrar en el ori... Seguir leyendo

Sanidad privada: negocio en marcha

Miguel Fernández-Palacios Madrid

El plan de deteriorar la sanidad pública saturándola, con escaso mantenimiento preventivo, exiguas inversiones, precariedad y falta de pro... Seguir leyendo

L'editorial de 'The Times' i la superestructura espanyolista

Josep M. Loste Portbou

El passat 1 de febrer de 2019, el diari anglès de centredreta 'The Times' va publicar un editorial molt contundent s... Seguir leyendo

ERE's que trenquen famílies ferides de mort

Clara Hernández Mataró

Quan treballes en una gran empresa on més de 5.000 treballadors lloguen les seves vides durant unes hores -de vegades moltes més de les co... Seguir leyendo

La vergonzosa táctica del 'tú calumnia, que algo queda'

Xavier Serra Girona

Vengo observando que la calumnia -es decir, "la imputación falsa a una persona a quien se culpa de un hecho delictivo, a sabiendas de que ... Seguir leyendo

El descanso para la figura de los abuelos-canguro

Martina Manzano Jiménez Gavà

La figura de los abuelos es especial y única; siempre dispuestos a brindar sabios consejos a los pequeños de la casa y cuidar de ellos.... Seguir leyendo

La tortura diaria de tener que coger Rodalies

Enric Vivanco Barcelona

Los que tienen un familiar que cada día debe coger Rodalies para ir a trabajar, y en concreto la R4, saben perfectam... Seguir leyendo

Independentismo y constitucionalismo: discursos intercambiables

José Luis Flores L'Hospitalet del Llobregat

Durante un tiempo he tenido como uno de mis hobbies ir confeccionando una lista de declaraciones que, a mi entender, po... Seguir leyendo