El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

¿Dónde está la milagrosa proteína de la vida?

Sara AguadoEl Prat de Llobregat

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Martes, 24 de enero del 2017 - 13:00 h

Hace un par de días, estaba en el hospital de Bellvitge de visita a un pariente. Mientras sacaba un café de la máquina de ‘vending’, en la zona de espera de la planta séptima, frente a los ascensores, un señor emprendía una conversación circunstancial conmigo.

Al cabo de media hora, acabé sacando varias conclusiones de lo que, sin darme cuenta, había acabado siendo una improvisada entrevista. Primero, vi al hombre tan agradecido por ese lapso de atención, que rocé a imaginar lo que significa pasar casi media vida activa en un hospital y la necesidad de comunicación que eso genera.

Subía y bajaba las escaleras del centro hospitalario varias veces al día, se expresaba con entusiasmo, claridad y gentileza, y poseía una vitalidad que hay días de mi juventud que envidiaría. Era positivo.

Su mujer llevaba 20 años luchando por conservar su riñón, sus pulmones y algunas de sus vértebras. La cura de un órgano, llevaba a la deficiencia de otro. A veces, decía, parecía que iba a dejar de respirar y de repente despertaba para pedir la hora. El tiempo en un hospital tiene ritmo propio; viaja en una realidad paralela a la del mundo exterior.

El estoico marido dominaba ya tantos conceptos de anatomía y farmacología, que en pocos minutos me detalló el largo historial de su mujer y, gracias al correcto uso de la metáfora, logré visualizar uno de sus pulmones, en forma de cartón mojado.

También hubo lugar para hablarme de su difunto padre, inmune a la viruela y a otras tantas enfermedades. Jamás en la vida había enfermado. En el primer chequeo que le hacían, a los ochenta y pico de años, detectaron que poseía una proteína única en su organismo, la cual podía curar a otros pacientes. Le recetaron unos anticoagulantes y, al poco tiempo, murió.

El hijo accedió de buen grado a donar el cuerpo de su progenitor a la ciencia, ya que fue informado de que con su estudio iba a contribuir en gran medida al progreso de esta. Él se aferraba a la esperanza de una cura para su mujer. Yo me pregunté cuántos portadores de tan milagrosa proteína habría en cada una de las plantas de este hospital o de cualquier otro, si estaría en todos nosotros, o si tal persona estaría haciéndose su primer chequeo en ese momento.

Participaciones de los lectores

La deontología funeraria que sucumbe al lucro sin escrúpulos

Manuel Monterde Sánchez Santa Coloma de Gramenet

Leo en la página web del Ayuntamiento de Barcelona que, el pasado miércoles 31 de octubre, la teniente de alcaldía de Derechos Sociales, L... Seguir leyendo

Preservemos la idiosincrasia de Barcelona, mi ciudad

José Manuel Fernández Arroyo Barcelona

Camino por la ciudad. Recorro sus calles. Es un domingo cualquiera. Mis inquietos pies me conducen a un destino no cierto, improvisado. Paso a paso disfruto de cada ... Seguir leyendo

Persones sense memòria: les fotos com a única realitat

Tura Iglesias i Admetlla Sant Cugat Sesgarrigues

Pedro Sánchez, durar a toda costa

Victoriano Sánchez La Palma de Cervelló

La necessitat de tenir un menú variat

Maria Lluís Sitges

La necesidad de mejorar el transporte público nocturno

Rebeca Soriano Barrufet Barcelona

L'enveja, el pecat capital més generalitzat a España

Joan Boronat Lecha Blanes

El 'crim' de perdre un any

Laia González Solà Barcelona

Villarejo: burocracia pública y corrupción

Luis Fernando Crespo Zorita Alcalá de Henares