Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

Distorsionar la realidad para adaptarla al discurso

Los ’exconsellers’, el día que fueron a declarar a la Audiencia Nacional.

Los ’exconsellers’, el día que fueron a declarar a la Audiencia Nacional. / JUAN MANUEL PRATS

Aleix Herreras

Hace unos meses, donde se debería haber escrito 'políticos presos', se escribió 'presos políticos'. Me invadió la curiosidad por saber si los miles de personas que repitieron ese mantra al unísono lo hicieron por un problema de comprensión lectora o de disonancia cognitiva. En el primer caso, el hablante no entiende el significado de las palabras; en el segundo caso, sí lo entiende y distorsiona su percepción de la realidad para que esta se adapte al significado léxico. Ambos casos suponen un problema para el progreso humano.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

De pronto comencé a descubrir otras palabras y expresiones que, aunque se parecen, no significan lo mismo. Así llegué a la conclusión de que:

No es lo mismo la bondad que el buenismo.

No es lo mismo rebelarse que revolotearse.

No es lo mismo tener fe ciega que la fe te ciegue.

No es lo mismo razonar que dar la razón.

No es lo mismo común que comuna.

No es lo mismo la sensibilidad que la sensiblería.

No es lo mismo la pedagogía moral que el moralismo pedagógico.

No es lo mismo crear doctrina que adoctrinar.

No es lo mismo hacer justicia que hacerse el justiciero.

No es lo mismo verse en un espejo que ver un espejismo.

No es lo mismo vivir de la televisión que vivir a través de la televisión.

No es lo mismo la relatividad que el relativismo.

No es lo mismo escuchar las campanadas que oír campanas.

No es lo mismo tener conocimiento de causa que encausar el conocimiento.

No es lo mismo levantar el país que el país te levante.

No es lo mismo superarse que creerse superior.

Los miembros de una misma comunidad lingüística usan palabras con el mismo significado. De lo contrario, no nos entenderíamos. Conocer un idioma supone utilizar las reglas que controlan la combinación correcta de los elementos que lo componen y comprender su significado. ¿Estaremos, entonces, ante una nueva comunidad humana que ignora las normas lingüísticas cuando estas no describen su visión del mundo y distorsiona su percepción de la realidad para adaptarla al significado de las palabras cuando el mundo no se mueve en favor de sus intereses? En cualquier caso, no es lo mismo.

Participaciones de loslectores

Másdebates