El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Diseñar pensando en la diversidad funcional: todavía queda trabajo por hacer

Anna TorresBarcelona

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Miércoles, 22 de mayo del 2019 - 08:45 h

Alguna vez me he preguntado qué ocurriría si las infraestructuras que nos rodean hubieran sido diseñadas, todas y cada una de ellas, para personas con diversidad funcional.

Imaginemos que al ir a cruzar un paso de cebra los semáforos permanecieran varios segundos más en verde, para que todo el mundo tenga tiempo de pasar al otro lado de la calle. O que en todos los portales, vehículos y edificios públicos hubiera una rampa con el fin de facilitar el acceso de las personas en silla de ruedas. O que en los andenes del metro la distancia entre este y el vagón fuera accesible para las personas con movilidad reducida, ¿Se imaginan en qué nos afectaría eso a quienes no tenemos esa condición? ¿De qué forma nos complicaría movernos por nuestra ciudad, acceder a eventos que nos agraden o desarrollar una vida funcional?

La respuesta es la siguiente: de ninguna. Si se diera el caso hipotético que planteo, tanto los ciudadanos con diversidad funcional como los que no podríamos desplazarnos por nuestro pueblo o ciudad con las mismas facilidades que, a día de hoy, gozamos los segundos. No obstante, privar a aquellos cuya movilidad es reducida de llevar una vida funcional y autónoma cuando salen a la calle es una discriminación que, a todas luces, podría evitarse a día de hoy.

Solo haría falta un poco de empatía, sensibilidad y ganas de invertir dinero público en algo tan necesario como asegurar a todas las personas las mismas posibilidades de desplazamiento a la hora de acceder a todos los rincones que forman su territorio. Porque que alguien no pueda, por ejemplo, coger el autobús que podría llevarlo hasta su lugar de trabajo debido a que el vehículo no presenta las condiciones para que pueda acceder a él es vergonzoso. ¿El motivo? Que existen los medios para evitar situaciones como la que acabo de ejemplificar. No es una cuestión de falta de recursos, sino de dejadez de las administraciones. Sencillamente, no han tenido en cuenta a la hora de reelaborar espacios a las personas con movilidad reducida. Y aunque esa falta de empatía con una parte de los ciudadanos ha mejorado en las últimas décadas, todavía queda trabajo por hacer.

Las personas que tienen diversidad funcional no pueden conformarse con que hace veinte años había menos rampas, o no todos los edificios presentaban ascensores para acceder a su interior, o no todos los vehículos estaban adaptados… La solución no es tenerlos en cuenta al 50 o 60 por ciento, sino hacernos cargo entre todos de un problema que no es suyo, es de los espacios que habitamos.

A la hora de diseñar los rincones de un pueblo o ciudad, debemos tener en cuenta a todos los que van a vivir o a desplazarse en ella, y no solo a una parte de la población, por numerosa que sea.

Participaciones de los lectores

La deshonestedat d'Ada Colau

Ramon Casalé Soler Barcelona

A les darreres eleccions municipals vaig votar a l'Ada Colau, tal com també ho vaig fer a les del 2015. Ara bé, veient el que va succeir en la const... Seguir leyendo

"Flygskam", vergüenza a volar

Alex De Gregorio Rocasolano Jaumot Barcelona

¿Está el medio ambiente en peligro? Sí, pero ¿cuáles son las soluciones? Por ejemplo, las tasas de turismo por contaminac... Seguir leyendo

La imatge tocada d'Ada Colau

Jordi Terris Badalona

El visatge d'Ada Colau en sortir de l'acte d'investidura, escridassada per part de la ciutadania, reflecteix la cara amarga d... Seguir leyendo

50 días de las elecciones generales: no entiendo nada

José Manuel Mingo Bilbao

Urinarios en los más o menos 9 kilómetros de la Diagonal

Salvador Moll Hidalgo Barcelona

¿Como es posible que en la Avinguda Diagonal, desde Diagonal Mar hasta el jardín Cervantes (a unos 9 kilómetros más ó menos), no exista ... Seguir leyendo

Negociar para gobernar: ¿al servicio de quién?

Luis Fernando Crespo Zorita Las Rozas de Madrid

¿Negocian o se reparten las prebendas? El secreto y oscurantismo utilizados confirman una cuestión vergonzante que arrastra España desde 1... Seguir leyendo

Las falaces líneas rojas de Ciudadanos

Ximo Estal Port de Sagunt

Hablar de Ciudadanos, de sus argumentos políticos y de su posicionamiento político, es estar hablando de cómo la falacia,... Seguir leyendo

Ya se acercan las verbenas... y lo que conllevan

David Delgado Barcelona

Se acerca lo que para muchos son las fiestas más molestas e incómodas de todas, las verbenas. Ahora que la gente, po... Seguir leyendo

El Tribunal Supremo y el cuarto poder

Rafael Granero Chulbi Barcelona

Lo único que se le puede o debe pedir al Tribunal Supremo es que actúe y falle con conformidad a la ley, cosa que, c... Seguir leyendo