Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

Carta de un lector: "Yolanda Díaz ha dimitido porque sabe que la izquierda debe refundarse"

La líder de Sumar y vicepresidenta segunda del Gobierno Yolanda Díaz vota en las elecciones europeas en Madrid

La líder de Sumar y vicepresidenta segunda del Gobierno Yolanda Díaz vota en las elecciones europeas en Madrid

César Carulla

El problema de Sumar no es Yolanda Díaz, eso lo ve un ciego. Los problemas de Sumar son principalmente dos: el primero es su composición heterogénea de partidos locales que sirven mucho para la política en los ayuntamientos (tradicional comportamiento de la izquierda reaccionaria), pero muy poco para la política nacional, salvo si estás en el gobierno, como es el caso (ya que brinda la oportunidad de capitalizar, en dichos ayuntamientos, las políticas sociales que se dan desde Madrid).

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un 'post' para publicar en la edición impresa y en la web

No obstante, eso mismo es lo que le genera el segundo problema si al compartir gobierno es con este PSOE, uno tan distinto a todos los que se hayan visto (basta con observar las críticas de Guerra y González) y que otrora fundara Zapatero (un PSOE más comunicativo, capaz de rectificar, de negociar, de gobernar para los demás y con los demás). El problema radica en lo mismo que hace caer a todos sus socios de la anterior investidura y legislatura (ERC, PNV, Podemos; tan solo Bildu se ha fortalecido). El calado que deja en los electores la buena disposición de Sánchez a ceder a sus peticiones, negociando con la mano tendida a todas sus propuestas, incluso las menos populares inclusive a riesgo de restar crédito entre sus tradicionales votantes (a los que representan Lambán y Page).

Eso es lo que ha desgastado a Podemos y ERC por parte del bando progresista, y al PNV por parte de los conservadores: el Sanchismo (movimiento otorgado por sus detractores y que hace referencia a su capacidad de pactar). Díaz dimite porque sabe que la izquierda debe refundarse, y aunque ella es quien mejor ha visionado el nuevo paradigma (más moderno, más alemán, con algo de aceptación capitalista), se resigna a ser solo fundadora, como otrora fuera Zapatero de este PSOE que sorprende incluso a los socialistas más devotos. Ambos son grandes políticos que dejan huella, principalmente por el coraje empleado en sus decisiones. Más quisiera el PP que tener a alguien con determinación semejante.

Participaciones de loslectores

Másdebates