El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Un deudor en la Casa Blanca

EFE / TANNEN MAURY

Donald Trump, en un mitin, el martes 13 de diceimbre de 2016, en West Allis (Wisconsin).

Mario Martín LucasSalardú

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Jueves, 29 de diciembre del 2016 - 08:30 h

Donald Trump representa uno de los rasgos del hombre de hoy: deber mucho dinero. Es un deudor, una palabra que ha convertido a una gran parte de ciudadanos del mundo en las víctimas de la crisis que padecemos.

Los verdaderos ricos, en estas primeras décadas del siglo XXI, son los que amasan dinero en efectivo, sin deudas ni condicionantes vinculados a futuros o derivados financieros, residan en China, Rusia, algún país árabe o un pequeño municipio de nuestra Galicia.

Querido lector, hágase una pregunta: ¿a cuánto asciende su patrimonio, lo que se conoce como su riqueza? Para ello bastará con que reste el valor de sus deudas de los valores de sus activos de cualquier tipo (inmobiliario, financiero, mobiliario, maquinaria, utillaje, vehículos, etc.) pero ya se sabe que el valor real de las cosas es el que se paga por ellas, con la notable incidencia que tiene en ello el momento: las prisas, la urgencia, etc. Sí, es cierto, ese cálculo da cierto escalofrío, le comprendo, amigo.

El nuevo inquilino de la Casa Blanca a partir de enero de 2017, Donald Trump, a cuyo nombre, al ser pronunciado, se le asigna el adjetivo de magnate, llega sin embargo a la presidencia del país (aún) más poderoso del mundo, siendo deudor de una cantidad situada entre los 1.000 y los 2.000 millones de dólares.

¿Qué pretende Donald Trump para conseguir convertirse en el cuadragésimo quinto presidente de los Estados Unidos, sustituyendo al primer presidente negro de la primera potencia mundial, que hizo suya la famosa frase del "Yes, we can" y que parece haberla sustituido por "Me, and mine, can we?"; ser más rico o ser menos deudor?

Uno de los principales acreedores de Donald Trump es, curiosamente, el Banco de China, y casi 950 millones de dólares tienen que ver con préstamos sobre su principal joya de la corona, la ‘Trump Tower’, en pleno Manhattan.

Contra todo ello, Mr. Trump alardea de un patrimonio de 3.700 millones de dólares, con activos valorados por él subjetivamente, que aún siendo cierto, solo le situarían en la posición 121º de entre las 400 personas más ricas de los Estados Unidos.

Pero lo que es evidente, sobre todo a la vista del perfil vinculado a intereses empresariales de todos quienes ocuparán los puestos de confianza de los que se está rodeando en su equipo cercano, es que cuando abandone la Casa Blanca será menos deudor de lo que ahora es, porque el pago de su deuda no solo correrá a cargo de sus conciudadanos, sino de todos los que componemos la aldea global que él gobernará a pesar de haber obtenido tres millones de votos menos que su contrincante política.

La Casa Blanca ha pasado de ser habitada por la primera persona de raza negra de la historia a ser ocupada por el más grande titular de deudas de quienes nunca accedieron a esa responsabilidad, es lo que toca: para administrar época de crisis, un deudor.

Participaciones de los lectores

L'excessiu nombre de polítics a Espanya

Eulàlia Isabel Rodríguez Pitarque Torroella de Montgrí

Quan la Unió Europea ens va advertir de la crisi d'Espanya i ens va ajudar econòmicament amb el deute, igual co... Seguir leyendo

África: nuestros actos, sus consecuencias

Irene Villegas Santander

¿Por qué África es hoy en día uno de los continentes más pobres? ¿A qué se debe? Los países europeos tenemos la... Seguir leyendo

Més diners públics perquè no ens robin a casa

Pilar Crespo Terrassa

M'ha trucat una veïna: han entrat a robar a casa seva. Era gairebé l'única del barri i de la zona que quedava. Em faig moltes preguntes; o... Seguir leyendo

Una reflexión sobre la entrega de despachos judiciales

Pilar Peña Barcelona

Durante muchos años, la entrega de despachos judiciales la teníamos en Barcelona. Era una tradición y algo bueno que este año hemos perdid... Seguir leyendo

"Ser heterosexual, homosexual o bisexual no es algo que una persona pueda elegir ni cambiar"

Amanda Cruz Mortera (Cantabria)

La historia de la homofobia es larga, compleja y, a estas alturas de la historia, vergonzosa. El término homofobia comenzó a usarse por el... Seguir leyendo

Coche eléctrico: ¿a qué esperamos?

Albert Díaz Terrasa

Cada día que pasa mueren personas en las ciudades a causa de la contaminación; cada día que pasa pagamos combustibles... Seguir leyendo

El extraordinario esfuerzo cultural de Joaquim Folguera

Jordi Martín Barcelona

Cuando Catalunya empezaba a perfilarse como una región de cierta estabilidad industrial, las colonias textiles jugar... Seguir leyendo

Universitats: deixem de 'fabricar' monstres i millor 'fabriquem' éssers humans

Toni Yus Tárrega

Ja des de la meva època universitària (fa més de 20 anys) es titllava les universitats com a ‘fàbriques d’aturats... Seguir leyendo

Submisa, austera i invisible: així vol l'ultradreta a la dona

Jaume Farrés Olesa de Montserrat

Malgrat que hi ha personatges que s’esforcen en afirmar el contrari, l'ultradreta ha fet la seva irrupció descarada en la vida política i... Seguir leyendo