El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Desokupa: una cuestión de voluntad política

CARLOS MONTAÑÉS

Dos personas consultan la web de la empresa de desalojos extrajudiciales Desokupa, cuya actividad está generando polémica.

Miguel MartínVocal de la Assemblea del Raval

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Martes, 13 de septiembre del 2016 - 10:01 h

Tras el intento desalojo extrajudicial en el Raval por parte de Desokupa, se han puesto en circulación un conjunto de argumentos que llaman a la impotencia: la legalidad formal de Desokupa, un exceso de garantías judiciales en los procesos de desahucio que justificaría a quienes contratan sus servicios, la ausencia de denuncias por parte de las víctimas o la dificultad de las administraciones para tomar medidas. Desde la Assemblea de Barri del Raval, pensamos que deben ser respondidas.

Todo recuerda a los pretextos utilizados hace una década ante el 'mobbing' inmobiliario, el cual hoy no podemos dar por desaparecido y, precisamente, la actuación de Desokupa bien podría entrar en su definición de la Llei del Dret a l'Habitatge: «tota actuació o omissió amb abús de dret que té l'objectiu de pertorbar la persona assetjada en l'ús pacífic del seu habitatge i crear-li un entorn hostil, ja sigui en l'aspecte material, en el personal o en el social, amb la finalitat última de forçar-la a adoptar una decisió no volguda sobre el dret que l'empara...»

Sorprende que fuentes policiales aseguren la legalidad de Desokupa o que un miembro del Colegio de Abogados avale que «la actividad de la empresa en los términos de intermediadora en que se publicita» (ELPERIÓDICO 6/09/2016), cuando Daniel Esteve Martínez, cabeza visible de Desokupa, no es jurista o especialista en mediaciones, sino que es organizador combates de boxeo y artes marciales. Esteve, además, estuvo imputado «por presuntos delitos de extorsión y asociación ilícita en un proceso penal» ('El País', 26/01/2010) por la actividad de Morososbcn. Lo que importa no es cómo se anuncian, sino la muy dudosa legalidad de lo que hacen para que los inquilinos renuncien a sus derechos.

Por otra parte, resulta indignante argüir, para justificar que alguien se tome la justicia por su mano, que sus víctimas tienen «demasiadas garantías judiciales», en una ciudad donde, hasta septiembre de 2015, se habían producido 2.489 desalojos solo de viviendas en alquiler (EL PERIÓDICO, 28/03/2016). Cuando, a pesar de lo que hemos vivido en los últimos años, sigue sin haber políticas que garanticen el derecho a la vivienda, y no se han tomado más que medidas parciales y paliativas, que atajan el drama solo cuando la familia ya está prácticamente en la calle, todavía se utilizan los falsos argumentos que llevaron a la aprobación del desahucio express.

Finalmente, en la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran las familias ante un desahucio, es difícil que dispongan del apoyo jurídico para personarse judicialmente ante un acto de matonismo. Las administraciones han de poner de su parte, dando una respuesta rápida y efectiva, y mostrando a las personas afectadas que no van a estar desamparadas ni desprotegidas. Si se quedan de brazos cruzados, o comienzan a lanzarse la pelota de las mutuas (in)competencias, difícilmente ninguna de las víctimas de Desokupa o empresas similares sentirá que puede hacer nada al respecto. Es una cuestión de voluntad política.

Participaciones de los lectores

Ruido y caos en la información televisiva

Silvia Jaunsolo Sánchez Rotterdam

Durante estos últimos días me he dedicado a ver y analizar programas informativos de televisión para hacer un estudio sobre r... Seguir leyendo

Dejar de vivir el momento por ganar unos 'likes'

Laura Muñoz Fernandez Salou

¿Cuántas veces he ido a conciertos de música en vivo y, al mirar a mi alrededor, me he visto envuelta de manos alzadas ... Seguir leyendo

La desigualdad por razón de género, inexplicablemente presente en la sociedad actual

Alejandro Prieto Orviz Gijón

Sería estupendo llegar a eliminar y prescindir de cualquier medida de discriminación positiva dirigida a las mujeres;... Seguir leyendo

L'injust centralisme que pateixen els qui viuen fora de Barcelona

Susanna Díaz Fontsagrada

Gràcies per pensar en nosaltres, en els que vivim fora de la gran ciutat i estem ansiosos per acollir-vos cada cap de setmana... Seguir leyendo

¿A qué juegan en la Moncloa?

Olga Galindo Barcelona

No es lo mismo jugar al parchís que al dominó, ni al ajedrez que a las damas, ni al póker que al julepe. En deportes rigen distintas normas... Seguir leyendo

La hiperconcentración de la riqueza pone en alto peligro la democracia

José María Torras Coll Sabadell

Las clases medias, en trance de desaparición, y las clases populares, en algunos casos sumidas en la pobreza, se sublevan... Seguir leyendo

Rodalies Renfe sotmet als seus passatgers a una aventura diària

Pilar Crespo Álvarez Terrassa

Viatjar diàriament a Rodalies Renfe és una aventura. Jo m'ho plantejo com una gimcana. Primera prova: esbrinar ... Seguir leyendo

"Activistas y negacionistas"

Iulen Lizaso Aldalur Hernani

La joven activista a favor del medioambiente y premio Right Livelihood, Greta Thunberg, clama a los políticos y personas con poder e influencia... Seguir leyendo

L'estrena de 'Little Women': el rol de les dones a la societat, a debat

Carlos Zaragoza Barcelona

Aquest cap de setmana es va celebrar la première de 'Little Women', una nova adaptació del clà... Seguir leyendo