03 jul 2020

Ir a contenido

"Desde que tuve un accidente, sufro la 'eutanasia administrativa'"

Andrés Hinarejos Montano

"Desde que tuve un accidente, sufro la 'eutanasia administrativa'"

Pixabay

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Quizá quien lea esto se ría, pero parte de la sociedad y toda la Administración intentan eliminarle a uno como persona. "Usted necesita dos testigos, ha de traer esta hoja firmada por un autorizado, necesita un representante, le ha de hacer unos poderes a alguien"... En fin, que yo no puedo hacer nada que necesite firmar sin todo esto que expongo.

Hace muchos años, los mismos que llevo luchando por vivir con naturalidad, los mismos que llevo batallando con la Administración, esa que hace leyes a veces inútiles, la misma por la que a mí, por el hecho de no poder firmar, un notario me dice que no puede reconocer mi huella y que necesito dos testigos, hecho que me constatan en el Colegio de Notarios de Barcelona diciéndome que es una ley de hace 140 años para protegerme. Mi intimidad les da igual, esa que hace que en Hacienda me digan que haga unos poderes a alguien para que me represente, a lo que yo contesto que mi representante soy yo, y que si quieren suicidarme como individuo no lo conseguirán. Los bancos, lucha perpetua: sin la firma de un autorizado no me quieren dar mi dinero. Les recuerdo que estamos en el siglo XXI y hay medios para que yo pueda operar directamente en la oficina, y en todo caso que me borren de la cuenta. Tarjeta Visa ni por asomo, centros comerciales... sus tarjetas para mí están prohibidas.

Estoy sufriendo la eutanasia administrativa desde que tuve el accidente. Y a veces me río de la monarquía parlamentaria, con tanto ladrón que tenemos que a veces en vez de repasarse la legislatura obsoleta que nos protege y ponerla acorde a los tiempos que estamos, dispone del tesoro público para barbaridades desparramadas por toda España. Solo me falta ir a comer a un restaurante y que el camarero le pregunte a quien va conmigo qué quiero comer yo, o ir a comprar y que el dependiente se dirija a mi ayudante.

Siempre que vea pisoteado mi derecho a vivir con naturalidad, como sé que el Gobierno pasa de mí, intentaré resolver el problema con chispa.

Participaciones de loslectores

Másdebates