"Dejen en paz a las colonias de gatos callejeros de Barcelona"

Un gato callejero, en una imagen de archivo

Un gato callejero, en una imagen de archivo / Joan Puig

Joel Giménez Torres

En las últimas semanas he tenido constancia de dos percances diferentes relacionados con colonias de gatos callejeros en la ciudad de Barcelona. El primer caso ha sido en el barrio de Horta, a principios de mes. Una colonia estaba alojada en un solar cuando, sin avisar, han entrado máquinas de construcción al recinto ahuyentando a los gatos. Posteriormente, estos animales han tenido que ser capturados y reubicados en un nuevo espacio seguro, con el esfuerzo humano pertinente y el consecuente estrés felino. ¿Tanto cuesta a las constructoras avisar si ven una colonia numerosa de gatos que salta a la vista? Cualquier persona con un ápice de humanidad se preocuparía por ello.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El segundo caso es bien diferente. Se trata de una colonia salvaje no controlada en el recinto privado de un fabricante de automóviles en la Zona Franca. Esta problemática lleva años denunciada, pero en los últimos días la situación ha ido a peor. Esta empresa ha prohibido a sus trabajadores dar de comer a los felinos y ha reforzado su verja de acceso para evitar que los animales puedan salir a comer. Intolerable.

Nadie obliga a las empresas mencionadas a gestionar estas colonias. Hay organizaciones dispuestas a hacerlo con el apoyo de voluntarios y socios. Pero ya que no ayudan, que al menos dejen que ayudemos.

Participaciones de loslectores

Másdebates