Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Dejen de usar la palabra 'exiliado' cuando no dibuja la realidad que le corresponde"

Guerra Civil española. Exiliados. Interminable fila de coches parados en la carretera de Cerbere.

Guerra Civil española. Exiliados. Interminable fila de coches parados en la carretera de Cerbere. / LILLUSTRATION/CONTACTO

Las palabras son la manera de nombrar las cosas, se pueden significar y resignificar, sirven para explicar, para amar, para empoderar, entre otras muchas cosas. Entonces, las palabras no son una herramienta baladí, tienen una carga, y una historia, y a veces se usan mal, se usan para hacer conexiones erróneas o intentar hacer comparaciones que simplemente no lo son.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un 'post' para publicar en la edición impresa y en la web

No se puede establecer un paralelismo entre los exiliados de la Guerra Civil y el señor Puigdemont y compañía. Me gustaría que muchos de los que usan la palabra "exiliado" con tanta ligereza pensaran en Companys detenido por Urraca en París, y en esa última foto que nos queda de él.

Que los que emplean esta palabra para crear drama, se sumerjan en la tragedia de "La Desbandá", que se pierdan en el testimonio fotográfico que nos queda de Le Perthus o de las playas de Argelès (o de otros muchos campos) en los que se hacinaban nuestros antepasados huyendo por salvar sus vidas, con cuatro harapos puestos y un petate.

Que se deje de usar la palabra "exiliado" como quien mastica chicle o se enciende un cigarro, no comparen porque hay un abismo de comodidades, de ingresos, y hay un abismo entre salvar la vida o el narcisismo personal, que nos bloquea y nos impide avanzar al resto. Y si no lo hacen por lógica, háganlo por ética y respeto a los descendientes de los represaliados.

No nos hace ninguna gracia simplificar y relativizar esa realidad que en nuestras familias están marcadas en la piel; dejen de usar palabras que no dibujan la realidad que les corresponde; el catalán y el español son lenguas ricas, elijan las expresiones adecuadas sin usar a los demás como reclamo de 'marketing' vacío.

Participaciones de loslectores

Másdebates