22 sep 2020

Ir a contenido

De homenajes a gente de mal

Miguel Fernández-Palacios Gordon

Unos turistas se fotografían ante la tumba de Franco en la basílica del Valle de los Caídos.

Unos turistas se fotografían ante la tumba de Franco en la basílica del Valle de los Caídos. / JOSÉ LUIS ROCA

Aunque nos pesen y agredan a la inteligencia por desconsiderar a sus víctimas y a los que padecimos su cobardía, los repudiables recibimientos a terroristas excarcelados, cuyo mérito fue engendrar desesperación y dolor mediante el asesinato, la extorsión y la tortura, se enmarcan dentro de la libertad de expresión, hecho que roza el resbaladizo territorio de la ofensa que a veces busca condenar a quien mantiene diferente opinión.

Ya en junio pasado, la Audiencia Nacional autorizó un acto de homenaje en Tolosa al primer asesino de ETA, quien en 1968 inauguró la funesta crónica de crímenes, al considerar que no constituía delito de exaltación del terrorismo ni humillaba a las víctimas.

Y, por idénticos motivos -menosprecio a sus cientos de miles de víctimas y a los que padecimos su sangrienta dictadura-, también son deleznables los homenajes anuales al fratricida dictador Franco.

Estos adalides en teñir de negro sufrimiento la vida de sus iguales solo merecen el más profundo de los desprecios.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Participaciones de loslectores

Másdebates