14 ago 2020

Ir a contenido

"Da pena el elevado grado de toxicidad alcanzado en las redes sociales"

Alejandro Prieto Orviz

Una pantalla de teléfono móvil muestra los iconos de las aplicaciones de redes sociales.

Una pantalla de teléfono móvil muestra los iconos de las aplicaciones de redes sociales. / Oli SCARFF (AFP)

Incomprensión, tristeza y preocupación son términos que podrían definir el transitorio estado emocional en el que uno puede quedar después de leer determinados mensajes volcados en Twitter. Da pena contemplar el elevado grado de toxicidad alcanzado por los productos desprendidos en la combustión súbita o programada de la inquina, una contaminación que circula con fluidez por la red social en forma de amenazas, injurias y deseos de padecimiento hacia otras personas por el hecho de no compartir el modo de entender, sentir y vivir la vida. Una mano agita enérgicamente la bandera de la libertad y la otra sujeta con firmeza el martillo que golpea la diferencia.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Participaciones de loslectores

Másdebates