El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

La corrupción política empobrece al ciudadano

JOSÉ LUIS ROCA

Ignacio González y Esperanza Aguirre, en una reunión del comité de dirección del PP de Madrid.

Bárbara Baigol GalvanSort

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Viernes, 21 de abril del 2017 - 08:15 h

La riqueza del rico es invisible. El rico niega ser rico porque siempre necesita más. Cuanto más tiene más quiere. Sin esta máxima no se puede entender lo que ha pasado en este país los últimos años. Y es que la codicia ayuda a comprender la larga mancha de corrupción que ha teñido de 'black' todo el territorio. Políticos, empresarios, funcionarios y gente trabajadora que un día quisieron más.

Decía el otro día un 'arrepentido' en el programa 'Malas compañías' (La Sexta) de Cristina Pardo, que "alguien lo iba a hacer igualmente". Se refería a lo de llevarse el dinero público. Lo de repartir los sobres. Vamos lo de corromperse. Y es que de un día para otro este enfermero, si no recuerdo mal, pasó de tener un sueldo medio a ingresar miles de euros en sus cuentas. Pero quería más. Y es que el rico siempre quiere más.

Cuando se tiene el ático en Marbella, como el del expresidente del Comunidad de Madrid Ignacio González -ahora tan de actualidad-, se quiere el cortijo en la sierra para exhibir trofeos de caza. Y así sigue la rueda pasando por viajes de lujo, coches, joyas y otros vicios. Y es que la riqueza es infinita sobre todo si te la paga el otro.

Pero este es un juego de sumas y restas. Si al todo le quitas una parte el global baja y hay otra parte que sale perjudicada. Como decía, también en el citado programa de televisión, un Fiscal: "Al contribuyente, al ciudadano le importa poco si el dinero sustraído a las arcas públicas va a una cuenta personal o a la de un partido político". El resultado es, en todo caso, que las escuelas, los hospitales, los servicios sociales, los transportes, vamos lo público empeora. El ciudadano se empobrece y el rico se enriquece.

Participaciones de los lectores

#30diesAMBbiciBCN: Pedalejar és salut i estalvi

Mara Cañizares Barcelona

M'agradaria compartir amb els lectors la meva experiència com a ciclista a Barcelona aprofitant el moviment... Seguir leyendo

Els Jordis sempre vencen els dracs

Marta Nin Loscos Barcelona

Diu la llegenda que en un poble molt proper vivia un drac ferotge que vigilava el castell reial. Durant segles devorava el bestiar i destr... Seguir leyendo

Barcelona, puntera en tecnología cuántica

Enric Alonso Barcelona

Barcelona se encuentra ante la gran oportunidad de ser líder en el campo de las tecnologías ... Seguir leyendo

La reforma de la Diagonal no es imprescindible

Emili Roca Cornellà de Llobregat

Me pregunto si es perentoria, o cuando menos necesaria, la reforma de la Diagonal y, en consecuencia, el gasto que supondría: bastante más... Seguir leyendo

Tauromaquia, cruel diversión y negocio

Miguel Fernández-Palacios Madrid

Si se solicita permiso al Ministerio de Cultura para un espectáculo en el que a un animal se le encabrita hincá... Seguir leyendo

No olvidemos a los refugiados

Adriana Carriere Barcelona

No revelamos nada nuevo al afirmar que las migraciones de personas han sido una constante en la historia de la humanidad. Gracias a ellas ... Seguir leyendo

Necesitamos una reforma moral

Garazi Carrillo Barcelona

Ante la noticia de que nace un bebé en China a los cuatro años de que sus padres fallecieran, me planteo que, si la ciencia y los avances ... Seguir leyendo

Liceu: Entradas perdidas por defunción

Beatriz Cano Tarragona

Recientemente me ha pasado una cosa inverosímil. El pasado febrero, unos buenos amigos nos regalaron a mi marido y a mi entradas para el Liceu.... Seguir leyendo

La música nos acompaña siempre

Natalia López Margarit Barcelona

Andamos por la calle con auriculares, escuchamos la radio en el coche, escuchamos música en el móvil, en el ordenador, en la tabl... Seguir leyendo