30 mar 2020

Ir a contenido

Confunden gestionar con atesorar

Andrés Hinarejos Montano

Protestas de afectados por las participaciones preferentes, ante las puertas del juzgado donde declara Rato.

Protestas de afectados por las participaciones preferentes, ante las puertas del juzgado donde declara Rato. / JOSÉ LUIS ROCA

Aquí solamente viven los políticos, los banqueros, los empresarios. Aquí el trabajador es un alma en pena a merced de unos cuantos que apuestan a la baja la remuneración de un trabajo, por otro lado inestable, apuestan por salarios irrisorios con los cuales no se puede vivir, la dictadura encubierta por una democracia falseada es latente a nivel general. Aquí los salarios son más una limosna para engañar el hambre que una remuneración digna. Sí, amigos, en España volvemos a vivir una dictadura comandada por unos dirigentes farsantes. Aquí robar es premiado, aquí nadie devuelve lo robado, la justicia de compadres es un hecho. ¿Cuántos millones de euros han robado los banqueros con las preferentes, y encima esta mal llamada democracia los ha rescatado dejando a los ahorradores en pañales? ¿Cuántos españoles han sido arrancados de su casa, al estilo dictatorial, por no poder pagar la hipoteca, en muchos casos abusiva?

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Vergüenza me da llamar democracia a semejante atropello a tanta gente. Me da miedo que tanto dirigente se ponga de acuerdo para abusar de todo un país, me da pavor que la gente de este reino se amedrente hasta el punto de volver a votar a quien tanto mal sigue haciendo. Aquí el trabajador deambula más que vive, aquí el que depende de un salario de tres horas al día, de una ayuda solidaria o de la pensión mísera de sus padres se consume anémicamente. Vivimos una dictadura descaradamente camuflada de democracia donde muchos niños pasan hambre, donde muchos niños no disponen de libros para estudiar, donde se hacen preguntas como "¿por qué a la hija del Rey, con 8 años, le pagarán semejante sueldo y mi papá cobra 700 euros para mantener a toda la familia?".

Quien permite semejante desfachatez en la justicia, en la banca, en los salarios, está muy cerca de una dictadura, y ellos lo saben. Los españoles que hoy por hoy están en el paro no viven, sobreviven por culpa de unos dirigentes que han confundido gestionar con atesorar.

Participaciones de loslectores

Másdebates