Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"La raíz del conflicto que nos divide es que ya existen competencias y financiación singular"

Marta Rovira, secretària general d’ERC, s’adreça al Consell Nacional del partit per  videoconferència. | MARC PUIG / ERC

Marta Rovira, secretària general d’ERC, s’adreça al Consell Nacional del partit per videoconferència. | MARC PUIG / ERC

Cuando la gestión de servicios públicos con incidencia directa en la ciudadania están descentralizados en gobiernos territoriales integrantes del Estado central, atendiendo al principio subsidiario y de eficacia, las leyes y reglamentos definen claramente las funciones, así como los impuestos necesarios en cada ámbito de actuación y responsabilidad.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un 'post' para publicar en la edición impresa y en la web

Son exclusivas de la Administración central: defensa, política exterior, poder legislativo y de justicia superior, así como el sistema de pensiones y la emisión de la moneda; mientras que educación, sanidad, orden público y administración de justicia están descentralizadas con leyes propias, sometidas a las de rango superior central.

Esto es la simple síntesis de un Estado federal, el sistema de gobierno de muchas democracias avanzadas que tienen descentralizada la Administración. España no es una Federación, está asimétricamente y parcialmente descentralizada, tanto en cuanto a competencias como a modelo de financiación.

La indefinición de la Constitucion en este capítulo es fuente de conflictos por el deseo de los gobiernos autonómicos de obtener mayores competencias y una financiación suficiente. Asimismo, es utilizada por los partidos del gobierno para negociar apoyos políticos a cambio de competencias y de financiaciones puntuales a través de los Presupuestos Generales del Estado.

El resultado es que de hecho y derecho existen competencias y financiación singulares: en las Islas Canarias, Ceuta y Melilla, justificadas por la lejanía. Las del País Vasco y Navarra, que gozan de mayor gestión descentralizada por haber estado en el lado carlista, vencedor en la Guerra de Sucesión.

Este capítulo inacabado es la excusa que esconde la raíz del conflicto que nos divide: las extremas desigualdades socio-económicas y de cómo se usa el poder eficazmente en aras del bien común con garantías de seguridad y libertad de conciencia por cada partido.

Participaciones de loslectores

Másdebates