10 ago 2020

Ir a contenido

Conceptos asombrosos

Raúl Silverio López Ortego

Raúl Silverio López Ortego

Observo asombrado frases así: "Los peligros de una Catalunya   dividida". "Una Catalunya fracturada". Creo que no comprendemos la   esencia del concepto democracia. Dicha esencia –ciertamente   contradictoria y paradigmática– consiste no solamente en la derrota   permanente (*) de gran parte de la sociedad, sino en la fractura   eterna. ¿Se puede votar sin dividir? ¿El hecho de votar no es dividir   en mayorías/minorías?

Entretodos

¿Qué opinas de la hoja de ruta de Mas?

Cuéntanos tu opinión sobre la propuesta del 'president' de unas elecciones plebiscitarias con lista unitaria

El día que no exista más división, entonces habrá dejado de existir   lo que hoy conocemos como democracia y pervivirá otra forma de   gobernarnos. Cierro con lo escrito por una intelectual argentino-paraguaya   que ha dejado huella en el corazón de la América ardiente:

"Siendo que la Bioética afirma que la esencia del ser humano es su   dignidad y derechos inalienables: tener nombre, elegir, ser elegido y   decidir, pues resulta altamente llamativo sino alarmante que algunos   se ofusquen, exasperen, y luego descalifiquen a aquellos que piensan   distinto, cuando tal actitud es la base democrática de pueblos libres.   ¿No se resume todo en exponer ideas, acordar en lo básico y posible, y   luego votar? Y no solamente se vota una vez; se vota y votará cada vez   que haya deseos de alguna de las partes, o necesidades insatisfechas.   Lo demás es totalitarismo fascista, comunista o religioso, tres primos   hermanos del pensamiento único. ¿Será que el totalitario que todos llevamos dentro, a veces no podemos dominarlo? La singularidad   paradójica de nuestra sufrida democracia actual está dada en que se   sustenta en la derrota permanente (*) de una gran parte, que puede ser   alternativa, de la ciudadanía, mediante el sistema de   ganadores-perdedores-vencedores-derrotados. ¿De allí tanta locura   nuestra? ¿O de tantos resabios, rencores y odios? La intolerancia y sus   derivados están en la genética humana. Dura lucha tendremos. ¿Por siempre? En el conocimiento progresivo, podemos cifrar alguna y aunque más no   sea una incierta esperanza". María Agüero Melnyczuk (1954-2012).

Participaciones de loslectores

Másdebates