18 sep 2020

Ir a contenido

"Con la ampliación de terrazas, en Barcelona el espacio público se regala"

Enric Vivanco

Ambiente en una terraza en la calle de Viladomat con Aragó, en La Nova Esquerra de l’Eixample.

Ambiente en una terraza en la calle de Viladomat con Aragó, en La Nova Esquerra de l’Eixample. / MANU MITRU

No es necesario hacer un trabajo de campo para ir apuntando las mesas y sillas que se están extendiendo por toda la ciudad, con la correspondiente reducción del espacio público, que provoca que en según qué calles debas andar de lado para no tener un traspiés. También es interesante saber el coste semanal que representa plantar una mesa con cuatro sillas, que no llega, en algunos barrios, ni a 8 euros, así que el espacio público se regala y se privatiza. En una ciudad como Barcelona, que tiene una contaminación acústica que enferma a miles de personas, las terrazas no son precisamente un freno para la reducción del ruido.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Otra cosa que me parece increíble es que se ha dado permiso para colocar mesas y sillas en zonas por donde circulan vehículos. Así, los respaldos de las sillas están a escasos centímetros de donde pasan autobuses, furgonetas, motos, camiones, autocares, vehículos privados... una insensatez, ya que un accidente puede ser mayúsculo y llevarse por delante a decenas de personas. 

Participaciones de loslectores

Másdebates