29 may 2020

Ir a contenido

Cómo hemos cambiado... ¿Qué quieren para España?

Paqui Bernal

Vista general del hemiciclo del Congreso, durante la sesión constitutiva de la Cámara, el pasado 21 de mayo.

Vista general del hemiciclo del Congreso, durante la sesión constitutiva de la Cámara, el pasado 21 de mayo. / EFE / JAVIER LIZÓN

 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Ciertamente, lo que en un principio parecía una etapa de bienestar social, porque las izquierdas se podían poner de acuerdo alguna vez, es ahora una renuncia de una legislación social porque nuestros dirigentes desconfían los unos de los otros. Mientras, la derecha, se sigue frotando las manos en un silencio conspirador, para que se celebren nuevas elecciones y así unir fuerzas para gobernarnos.

Parece mentira que a estas alturas del cuento cada uno bogue en sentido contrario. ¿Qué quieren para España? Una grande, unida y libre o una España libre, tolerante y revestida de aires sociales para los ciudadanos.

Tanto el contubernio con Catalunya como otros problemas de unión con Podemos y otras fuerzas de izquierdas son asumibles, son salvables con diálogo y cesión por ambas partes. Los políticos de izquierdas se olvidan de los objetivos principales y las metas a conseguir: preservación del estado del bienestar y la igualdad en todos los derechos de los ciudadanos.

Cada día observamos en las noticias la desigualdad entre comunidades, los distintos impuestos y cuantías. La vida es más fácil según donde nazcas; no debería ser así, pero lo es. Y lo que es más grave, que siga persistiendo en el tiempo a pesar de los diferentes colores políticos que han gobernado sobre ellas.

No estamos haciendo bien los deberes, vamos a septiembre de cabeza y no vamos a recuperar la materia suspendida. Vamos a repetir elecciones y, con ello, destruimos la confianza que se depositó en un gobierno de coalición.

Déjense de desconfianzas mutuas, apeen sus diferencias y vístanse con el sudor de todos los trabajadores que ansiamos una estabilidad, una mejora, un estado garante para todos los más débiles que no pueden alzar su voz, pero que gritan con sus ojos, con sus manos, con sus arrugas, con sus faltas de memoria, con sus ínfimas pensiones, con sus discapacidades, con sus familias vulnerables, con sus casas embargadas, con sus sueños rotos; con su alma, al fin y al cabo.

Participaciones de loslectores

Másdebates