El Periódico

La aportación de los lectores

Publica una carta del lector

Carta de una investigadora: "Con 1.000 euros se (sobre)vive; sin contrato, no"

Grupo de investigación en un laboratorio de la Universitat de Barcelona.

Clara Pons DuranCerdanyola del Vallès

¿Qué opinas del tema de discusión? ¿Qué te parece la aportación de este usuario? Envía tu opinión para participar en el debate.

Viernes, 7 de abril del 2017 - 10:03 h


Me siento ignorada, enfadada y desprotegida, pero sobretodo, decepcionada. Me doy cuenta que vivo en un país que no solo no me facilita el acceso a la investigación, sino que además me pone palos en las ruedas. Y no digo esto por rencor hacia un gobierno en concreto, ni hacia una ideología política específica, sino por la cultura pasiva que parece reinar en la administración pública de este país.

Por todos es sabido que las ayudas a la investigación son escasas, difíciles de conseguir y precarias. El salario al que aspira el más preparado de los aspirantes a una beca predoctoral roza los mil euros brutos, cuando se supone que estamos formando a futuros líderes investigadores que, a la vez, contribuyen al conocimiento global gracias a sus primeras investigaciones. Parece un chiste (o una broma de mal gusto) que solamente los más preparados, con mejor expediente y dentro de un grupo de investigación puntero puedan acceder a tales ayudas, si es que merecen recibir este nombre.

Y por si no fuera poco, el Ministerio responsable de hacernos llegar estas ayudas se columpia y nos deja olvidados. Es realmente esperpéntico tener esperando a 43 personas durante más de cinco meses (de momento) para recibir las ayudas que les han sido otorgadas, pero peor es el hecho de ignorarnos y hacer ver que no existimos.

Sí, esta carta es una denuncia, una denuncia de una afectada por la pasividad de la administración pública que se niega a darme a mí y a mis otros 42 compañeros una explicación razonable, una solución o, como mínimo, una disculpa. Pido por favor al Ministerio de Educación, a sus responsables y a todo aquel que pueda incidir en la toma de decisiones, un poco de responsabilidad y humanidad. Con mil euros se (sobre)vive, pero sin contrato no. Exigimos que el que debe ayudarnos y protegernos lo haga y deje de reírse de nosotros.

Participaciones de los lectores

La legalización del cannabis, una propuesta de Errejón para aprovecharse de los jóvenes

Alex Farràs RIpollet

El señor Íñigo Errejón dijo en un tuit que ve una oportunidad brillante en la legalización del cannabis, o mari... Seguir leyendo

Els immigrants digitals, perduts en l'era actual

Eva Caellas Calaf

Soc d'una generació que ens vàrem incorporar a un món laboral amb pocs ordinadors. Utilitzàvem màquines d'escriure ... Seguir leyendo

Tsunami Democràtic, un moviment de desobediència massiva i no violenta

Joana Cortils Barcelona

Ja s'ha dictat la sentència del judici als líders catalans que van realitzar un referèndum d'autodeterminació d... Seguir leyendo

Si todos somos iguales, ¿por qué Sánchez solo visita un polícia herido?

Agustí Carbonell Sitges

El pasado lunes, el presidente del Gobierno fue al hospital a visitar a un policía herido. Lo encuentro perfect... Seguir leyendo

La repressió descontrolada de l'Estat espanyol davant del moviment català

Lola Salmerón Barcelona

Tot va començar fa dos anys: el poble català va sortir a votar en un referèndum d'autodeterminació. El Govern espanyol el va titllar d'... Seguir leyendo

Los sectores más radicales del independentismo, alentados por la Generalitat

Rafael Soriano Mataró

Encapuchados asaltando vallas, incendios en Barcelona, invasión del aeropuerto, comercios quemados, conductores y pasajeros atrapados... Tan so... Seguir leyendo

Carta a la empresa de autobuses Casas Mataró: "Tengo derecho a llegar puntual al trabajo"

Emilio Iniesta Mataró

Soy un sufrido usuario de la línea E11.1 de autobús de la empresa Casas que cada día se desplaza desde ... Seguir leyendo

La exhumación de Franco, un primer paso para cerrar las puertas al pasado

Cristina Nova Gonzalez Ripollet

Estos últimos días estamos viviendo una realidad oscura, llena de protestas, represiones, violencia. Pero entre toda esta situación, que para muchos parece que no te... Seguir leyendo