11 jul 2020

Ir a contenido

Carta de un médico: "Los recortes en sanidad han sido un error mortal"

Francisco José Castro Bohorquez

Una uci del hospital Germans Trias i Pujol, en Badalona.

Una uci del hospital Germans Trias i Pujol, en Badalona. / AP / FELIPE DANA

Los años 2010 al 2012 los gobiernos de Catalunya y España llevaron a cabo unos recortes en sanidad salvajes. En Catalunya el presupuesto anual pasó de 9.500 millones de euros a unos 8.000 millones. Este descenso en 1.500 millones de euros/año supuso el despido inmediato de miles de médicos con contrato de interinidad, la reducción de plantillas de médicos y enfermeras en hospitales concertados y el cierre de plantas de hospitales. En total se redujo la capacidad de los hospitales de Catalunya en unas 1.000 camas.

Entretodos

Desde entonces los hospitales de Catalunya estamos más colapsados, nos hemos acostumbrado a tener en Urgencias entre 20 y 60 pacientes ingresados (depende del tamaño del hospital), que tendrían que estar en planta. Pero las plantas cerradas no se han vuelto a poner en funcionamiento.

El empeoramiento de nuestras condiciones laborales y el recorte salarial que todavía no hemos recuperado han provocado una fuga de cerebros: los médicos con los currículums más brillantes se han ido a trabajar al extranjero.

Estas 1.000 camas de hospital con su personal sanitario nos habrían ido de maravilla estos días de pandemia por coronavirus. Nos habrían permitido atender mejor a los pacientes, y es muy probable que la mortalidad se hubiera reducido. No habría sido necesario inventarse hospitales de campaña a toda prisa.

La asistencia sanitaria es uno de los derechos humanos fundamentales, y un deber que deben cumplir los gobiernos, con planificación y previsión. El sistema sanitario público no debería tener los hospitales ocupados al 120% de forma rutinaria, porque, entonces, si ocurre un imprevisto como un accidente con múltiples víctimas, un atentado o una pandemia, no tenemos capacidad de reacción. Lo correcto sería planificarlo justamente al contrario de como se ha hecho hasta ahora: la sanidad tendría que estar ocupada al 90%. Tendríamos que tener una reserva de un 10% de camas de hospital y de unidades de uci preparadas por si las necesitáramos para un imprevisto.

Participaciones de loslectores

Másdebates