09 ago 2020

Ir a contenido

Carta de un enfermo de esclerosis: "Gracias, cuidadores"

Joaquín Romero

Dos personas dependientes, con sus cuidadores.

Dos personas dependientes, con sus cuidadores. / JULIO CARBÓ

He leído el artículo aparecido en EL PERIÓDICO el 1 de agosto, bajo el título 'El reposo del cuidador' y esto ha hecho que quiera poner por escrito una vivencia personal.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Resulta que hace 25 años me diagnosticaron esclerosis múltiple, cuando entonces solo pensaba en subirme a los andamios y dirigir obras, tal y como me habían enseñado en la carrera. En aquel momento, pensé que todo cambiaba radicalmente y que lo único que podía dar sentido a mi nueva situación era compartir la fe que recibí de mis padres con las personas más allegadas.

Sin darme cuenta iba descubriendo algo que no había imaginado nunca: con el tiempo y el trato diario, acabé sintiendo por mis cuidadores -que no eran parientes míos-, un aprecio muy especial.

Siempre tuve claro el papel de mis padres, pero viendo cómo mis cuidadores se desvivían por mí me doy cuenta de que ellos hacen lo mismo que mi madre hizo en su día, y por este motivo les estoy profundamente agradecido.

De todos modos estoy haciendo lo que aprendí desde niño, que es rezar por todo aquello que quiero, y en este sentido, mis cuidadores y amigos poco a poco comparten lo mismo.

Soy consciente de que muchas personas podrían tildarme de sentimental, ya que en los dos casos siento por ellos lo que una madre por sus hijos, aunque no lo exteriorice.

Participaciones de loslectores

Másdebates