Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"¿Serán capaces de nuevo? El espíritu cainita de la izquierda"

"¿Serán capaces de nuevo? El espíritu cainita de la izquierda"

EFE / Javier Otazu (Efe)

El tradicional espíritu cainita de la izquierda, en especial la que transita paralela al PSOE, tiene la ocasión de corregir su deriva en las próximas elecciones de 2023. ¿Lo hará?

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La aparición de una figura clave para parar su renacer, Yolanda Díaz, parecía que iba a provocar, especialmente tras la desaparición del lastre que suponía Pablo Iglesias y la debilidad manifiesta de Podemos, un nuevo tsunami ilusionante, pero los celos y las cuitas partidistas amenazan su consolidación.

Díaz ha presentado su proyecto, Sumar, que debería haber sido un aglutinante del resto de fuerzas, Podemos, IU, Equo, verdes, etcétera, pero de nuevo negros nubarrones amenazan su fortalecimiento sin apenas tiempo para nacer, debido a la reacción cortoplacista y sectaria del algunas. Sumar, si realmente fuera eso, sumar, podría provocar un efecto ilusionante entre aquellos votantes de izquierdas que huyeron despavoridos a la abstención, escandalizados por las esterilizantes luchas internas. También podría ejercer un efecto llamada para votantes socialistas desencantados. Todo para no desperdiciar ni un solo voto en un momento complejo de fortalecimiento de la derecha extrema del PP y extrema derecha de Vox, que amenaza la supervivencia del actual Gobierno progresista.

Pero no, nuevamente no; otra vez aparecen los rácanos complejos de que Podemos no puede abandonar una marca, que quizá reste más que sume. Otra vez la exigencia de que debe aparecer un nombre que a estas alturas de la película y debido a sus torpezas no se parece nada al de su inicio, con sus acciones totalmente a la baja. Ya veo la repetición de una película vista, la pelea no por proyectos sino por nombres para echar un jarro de agua fría sobre las ilusiones despertadas.

¿Serán capaces de asesinar a Sumar apenas nacida, para imponer un pastiche decepcionante como, por ejemplo, Sumar Podemos Unidos, o lo que sería aún peor, Podemos Sumar Unidos?

Participaciones de loslectores

Másdebates