27 may 2020

Ir a contenido

Cambiar diferencia por diversidad: un reinado para Tyrion Lannister

Irene Vergara Vives

Peter Dinklage, como Tyrion, en el último episodio de ’Juego de tronos’. 

Peter Dinklage, como Tyrion, en el último episodio de ’Juego de tronos’.  / HBO

El último capítulo de Juego de Tronos está en boca de todos. ¿Quién no ha escuchado o especulado sobre los mil finales posibles? Tyrion, en muchas de las encuestas consultadas, se muestra como uno de los personajes favoritos de la serie. A pesar de ello, nadie lo ha llegado a plantear como heredero del trono. Llegados a este punto, una servidora se pregunta, ¿por qué? ¿Será que la acondroplasia se ha impuesto a su carácter y acciones?

Una vez leí que es el entorno el que crea la normalidad: una franja simbólica que define, clasifica y excluye aquella persona que no es normal. Esta manera de entender al personaje, de clasificarlo y diferenciarlo, hace de Tyrion un personaje diferente. Pero, ¿qué es la normalidad? Una construcción cultural creada y reproducida por la misma sociedad.

Delante de eso, yo, por lo menos, tengo una reflexión y opinión clara: cambiando diferencia por diversidad, todas las capacidades de una sociedad se incluyen. Llevando a la práctica este ejercicio de transformación, Tyrion (y otros tantos que se han sentido y se sienten como él) se convierte en un perfecto candidato al trono.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Participaciones de loslectores

Másdebates