Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Buscando la sombra y el verdor en París"

"Buscando la sombra y el verdor en París"

No se puede soñar con algo mejor que pasar unos días en París, pero cuando el termómetro pasa de los 30 grados hay que buscar los mejores lugares para descansar y disfrutar del fresco. En este viaje, descubrimos la parte menos amable del recorrido por esta urbe. Se trata de unos días con temperaturas entre 30 y 40 grados, pisando fuerte el asfalto y buscando la sombra, que se convirtió en el centro de interés. Aun siendo protagonista el calor, mi marido y yo nos hemos enfrentado a él, sin permitirle que restara importancia a lo que habíamos proyectado.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Algunas opciones han sido: la visita al cementerio Père Lachaise, una extensa zona verde en pleno corazón de la ciudad, además de uno de los sitios más frecuentados por turistas y parisinos para pasear, buscando el lugar de reposo de grandes personajes de la cultura. Otra primicia, que nos dejó más que satisfechos, fue asistir, en plena canícula, a un concierto de órgano con un concertista famoso y 80 personas, componentes de una coral, de diferentes nacionalidades. También estas temperaturas nos han permitido pasar horas de 'glamour' por las Galerías Lafayette, donde disfrutamos del diseño de su inmensa y extraordinaria cúpula, un emblema del Art Nouveau.

En el momento que el calor apretaba, el agua y algún helado han sido nuestros mejores aliados. Como cosa excepcional, el viernes 17 y el sábado 18 de junio veinte grandes parques estuvieron abiertos hasta la medianoche. A pesar de una ola de calor inusual, París es siempre una buena idea.

Participaciones de loslectores

Másdebates