Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"A Barcelona le urge un proyecto cosmopolita, bello y ambicioso que vuelva a ilusionar"

Una de las zonas pacificadas de Barcelona.

Una de las zonas pacificadas de Barcelona. / EDU BAYER / AJUNTAMENT DE BARCELONA

Jordi Querol

Nadie se puede oponer a que la alcaldesa de Barcelona quiera incrementar el transporte público reduciendo la superficie destinada al tráfico rodado. Tampoco hay nadie a quien, con el clima de Barcelona, no le guste ver crecer las terrazas al aire libre sin robar espacio al viandante. Estas conmutaciones, dar a los peatones más espacio, a los bares y restaurantes más terrazas y a los coches y motos menos superficie para circular, van juntas, ya que el total de metros cuadrados que suman es inamovible.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El problema nunca ha sido su propuesta. Donde Colau ha fracasado ha sido en el cómo la ha llevado a cabo —por cierto, el silencio abrumador de la decana del Col·legi d'Arquitectes de Catalunya (COAC) al respecto nos ha entristecido a muchos—. Lo que Ada Colau estaba obligada a hacer, y supongo que algún día lo hará después de este estrepitoso fracaso, es convocar con urgencia un concurso entre arquitectos para poner en práctica su plan. A Barcelona le urge un proyecto general que la acomode a los nuevos tiempos; un proyecto cosmopolita, bello y ambicioso que vuelva a ilusionar a ciudadanos y a visitantes; un proyecto sabio a la altura de aquellos que pusieron en práctica muchos alcaldes del pasado. Un proyecto innovador que resucite el estilo inolvidable de la Barcelona que Maragall nos legó en su día.

Participaciones de loslectores

Másdebates