07 abr 2020

Ir a contenido

Aprovechemos el estado de alarma para desacelerar el tiempo

Begoña Serrano Suarez

Una persona haciendo meditación.

Una persona haciendo meditación. / 123RF

Hace unos días he rescatado el libro de Luciano Concheiro 'Contra el tiempo: Filosofía práctica del instante' en el que propone aprovechar el instante hasta dejar que el tiempo se suspenda. En esta sociedad acelerada, el tiempo del amor y de la amistad que implican distracción y silencio han sido sustituidos por la atención a los dispositivos y los sucedáneos rápidos. Cada vez nos cuesta más pasar tiempo con las personas que amamos y tenemos la sensación de llegar tarde a todo. Esta sociedad se resiente de la ansiedad y cansancio permanente.

Entretodos

Con el estado de alarma ya no tenemos centro comercial en el que escondernos en nuestro tiempo libre, pero sí podemos aprovechar para desacelerar el tiempo y reconquistar nuestras horas de ocio. Podemos disfrutar sin remordimientos de leer un libro o escuchar una canción sin más, perder el miedo a las conversaciones profundas y a la búsqueda de significados. En resumidas cuentas, practicar el Wu Wei, en el que la tranquilidad y la debilidad son las máximas virtudes.

Participaciones de loslectores

Másdebates