Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Ampliación del aeropuerto: ¿importa más La Ricarda que la salud de los ciudadanos?"

Una familia despide a un avión que despega en el aeropuerto de Barcelona.

Una familia despide a un avión que despega en el aeropuerto de Barcelona. / Manu Mitru

El territorio de El Prat de Llobregat ha sufrido a lo largo de los años agresiones diversas, como grandes expropiaciones de tierra para las sucesivas ampliaciones del aeropuerto, desvío del río Llobregat para la ampliación del puerto de Barcelona y la implantación de la tercera pista del aeropuerto sobre nuestra querida pineda de Can Camins. Entonces se esquivaron las sensiblerías ecológicas con muchas promesas todavía incumplidas. Ahora, en cambio, mientras unos pretenden ampliar la tercera pista para atraer más pasajeros, más riqueza y, de paso, más carbonilla para los pulmones de los pratenses, otros se parten el pecho defendiendo el entorno ecológico de La Ricarda sin mencionar siquiera los riesgos para la salud de las personas.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Parece ser que para tomar una decisión sobre la dichosa ampliación, lo único que importa es el entorno natural de la laguna de La Ricarda. Me gustaría que actores en esta polémica sobre la ampliación pasaran un rato junto a la entrada norte del túnel de la B-203 bajo la tercera pista, al inicio de esta. Allí podrán ver y oler la contaminación que cada avión expulsa cuando acelera para despegar. Es impresionante, créanme, y eso se repite centenares de veces cada día. Esos humos, tarde o temprano, también llegan a Sant Boi, Viladecans, Gavà, Castelldefels y sabe Dios hasta dónde. ¿Vamos a permitir que este problema actual se agrave todavía más con la ampliación de la tercera pista y el consiguiente aumento del tráfico aéreo? Creo que, si esto se realiza, nuestros nietos no nos lo perdonarán.

Es curioso. No puedo entrar en Barcelona con mi moto porque tiene 20 años; no importa que esté bien cuidada y que haya pasado sin defectos todas las revisiones ITV. En cambio, he de aceptar más polución en beneficio de todos, solo por ser culpable de vivir tan cerca de la capital. ¡Ya está bien! Hay más aeropuertos en Catalunya, y no están tan lejos de Barcelona.

Participaciones de loslectores

Másdebates