Contenido de usuario Este contenido ha sido redactado por un usuario de El Periódico y revisado, antes de publicarse, por la redacción de El Periódico.

"Que alguien le lance un chaleco salvavidas al mercado laboral"

Una imagen de un ’call center’.

Una imagen de un ’call center’.

Cansados, hastiados, agotados de perseverar; lastrados como si lleváramos un cinturón de plomos cada vez más pesado que hunde a la clase obrera en un mercado de precariedad donde el liberalismo empresarial, próximo al libertinaje, ha provocado un tsunami de ofertas laborales donde un tanto por ciento altísimo de vacantes adoptan carácter de prácticas, ETT o 'freelance'.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Entidades bancarias, telefónicas y otros monstruos del mercado se han beneficiado sin piedad de la reducción de sus ingresos por la emergencia sanitaria, que no pérdidas económicas, para lucrarse a costa del trabajador, acogiéndose a una ley laboral que aprueba situaciones cercanas a la esclavitud y permite EREs a empresas que sine qua non, utilizando el modelo de obra y servicio, contratan mediante ETTs con un sueldo que, si te permites un día libre al año, seguramente, no llegues al salario mínimo. Obviamos el trato de segunda clase que recibes por los supuestos compañeros cuando la falta de recursos te obliga a aceptar estas condiciones que te engullen en un pozo de desesperación mientras que te exigen, mediante maltrato, los mismos objetivos de aquellos que todavía conservan condiciones estables y se empoderan ante tu fragilidad. Empresas que te exprimen para obtener un rendimiento, recurriendo a la mala praxis, incluso a la ilegalidad, porque saben que en unos meses te van a echar.

No se trata únicamente de derogar la reforma laboral, no se limiten a maquillar aquello que necesita de una reestructuración completa, escuchar los gritos de socorro y delimitar las praxis abusivas. Atrévanse a ir más allá y regulen los trabajos temporales, obliguen a que haya un contrato detrás de cada una de las experiencias de prácticas laborales y que controlen de una vez los falsos autónomos. Porque los trabajadores miramos al horizonte y no vemos tierra firme donde estabilizarnos y empezamos a estar cansados de remar en un remolino de inseguridad y necesidad.

Participaciones de loslectores

Másdebates