29 oct 2020

Ir a contenido

Aforados: Urge pinchar la burbuja de la impunidad

Mario Martín

Mario Martín

Una foto reciente de Rita Barberá saliendo de su domicilio en València.

Una foto reciente de Rita Barberá saliendo de su domicilio en València.

España es un país diferente en muchas cosas, cientos de ellas en positivo y algunas no tanto. En nuestro perfil patrio se da una figura que es excepción en cualquier democracia de nuestro entorno: los aforados, tanto en lo que su 'status' supone en sí, en prebendas y exclusividades, como en su número, pues los 10.000 beneficiados de aforamientos que hay en nuestro país no soportan la comparación con ningún otro de nuestro entorno, donde tal figura se restringe al presidente, primer ministro o resto de miembros del Gobierno (Italia y Francia) o directamente no existen tales aforados, como ocurre en Reino Unido, Alemania o EEUU cuyas democracias son referencias a nivel mundial.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Periódicamente los aforamientos son un tema recurrente en el debate político español, pero igual que aparecen, desaparecen. De hecho, en la propuesta realizada por Ciudadanos al PP para negociar su apoyo en la investidura de Mariano Rajoy, se incluía la eliminación de los aforamientos; pero mientras no pasamos de enumerarlo, la cruda realidad nos abofetea con un ejemplo con toda su dureza.

Rita Barberá, la militante número tres del PP, con origen de la Alianza Popular de Manuel Fraga, después de 40 años de afiliación y 24 años como alcaldesa de Valencia, fue designada senadora por representación autonómica, con los votos del PP, tras consumarse la perdida de la alcaldía en mayo del 2015. Lo que, en vista de su casi nula contribución parlamentaria en el Senado, desde entonces hasta ahora, parece trasladar que la esencia de ese movimiento era impregnarla del ‘status’ de protección inherente al aforamiento, en el que se mantendrá hasta el 2019 sin tener que responder de sus actos ante los votantes valencianos.

Es en ese marco de actos y hechos donde hay que aplicar las declaraciones del presidente en funciones respecto a Rita Barberá -“Ha abandonado el PP. El presidente ya no tiene ninguna autoridad sobre ella”- a fin de coger perspectiva sobre la exalcaldesa valenciana, su vínculo con el PP y con Mariano Rajoy. Ella está donde está por decisiones que afectan tanto al partido, como a su líder, y no se puede intentar liquidar el caso, lavándose las manos sobre los trozos rotos del carnet popular de quien presidió un grupo municipal en el Ayuntamiento de Valencia, cuya totalidad de integrantes están imputados por prácticas exentas de ética a la hora de administrar los fondos públicos, mientras goza de las prebendas de un aforamiento al que se aferra.

Pero su conducta hace exigible la asunción de responsabilidades de todo tipo y también políticas de quien la nombró, la mantuvo y la defendió hasta el último momento, haciendo alarde con frases para la hemeroteca, como aquella de “Rita, eres la mejor” o “Rita está absolutamente limpia” (ambas de mayo del 2015), respondidas de forma adecuada por ella, en febrero de 2016, cuando dijo: “Doy las gracias a mi buen amigo Mariano Rajoy”.

Irritante es el caso protagonizado por Rita Barberá en sí; irritante es la distancia puesta ahora por quien la nombró, defendió y se vinculó a ella durante años, consiguiéndole, en el momento adecuado, el aforamiento que la protegiera; Irritante es la nula asunción de responsabilidades políticas, de quien persevera en su candidatura a la presidencia del Gobierno siendo el único dirigente que sobrevive en el PP desde que fue nombrado Luis Bárcenas como tesorero; e irritante que, a estas alturas del siglo XXI, en España mantengamos un sistema con más de 10.000 aforados, sin parangón a nivel mundial, siendo esa otra burbuja que tenemos que hacer estallar, la de la impunidad.

Participaciones de loslectores

Másdebates