21 feb 2020

Ir a contenido

El artículo 155... y pico

Andrés Hinarejos Montano

Barcelona

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en el Congreso.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en el Congreso. / Efe / Chema Moya

Todo en orden. Los partidos unionistas se llenan de orgullo habiendo, uno, aplicado el artículo 155 y los otros respaldándolo. Presos políticos o políticos presos por practicar la política; políticos exiliados, fugados para ellos, para poder decirle al mundo qué es lo que realmente pasa en un país europeo en el siglo XXI.

No se está aplicando el artículo 155 como ellos decían, se está destruyendo el motor económico de una población que no admite vivir arrodillada ante un gobierno inmóvil que, con la ayuda incondicional de esa unidad (la del "a por ellos") registra, manda, expolia... Está aplicando el artículo 155 y pico: el pico es el que puede hacer todo: meter, exiliar, destruir... es el tratarnos como un virreinato, es intentar aborregar a dos millones y pico de personas que no piensan como ellos, es adoctrinar a base de ese pico del que nadie habla, es la fuerza del poder, la apisonadora sin control... es él, el y pico.

Quien realmente sepa lo que está pasando aquí y ahora en el año 2017, dudo que lo defina como democrático. Palizas, presos, exilio... descabezamiento de un gobierno elegido en las urnas, y todo esto por culpa de un Gobierno incapaz, un gobierno encuadrado en no hablar de una realidad alimentada por él mismo, un gobierno paralizado en los tiempos de María Castaña.

El artículo 155 y pico no era para convocar elecciones, como ellos decían; el artículo 155 y pico era para apropiarse de las instituciones catalanas y así romper cualquier posibilidad de independencia. La razón no me atrevería a decir de quién es, pero la fuerza del y pico anula cualquier vestigio de razón democrática. Las urnas han vuelto a exigir diálogo: la potencia exhibida por el bloque republicano anula no solo a los tres escaños conseguidos por el partido dueño con virrey y todo, sino a los partidarios del "a por ellos", con tan solo 54.

El y pico no les da derecho de pernada. Lo saben ellos, y gracias a que medio gobierno se exilió a Bélgica, ahora lo sabe todo el mundo. Las mazmorras del exilio son duras, pero permiten airear el destrozo que, al grito de "a por ellos", un gobierno débil está ocasionando no solo en esta parte de España, sino en toda ella.

Encarcelar a quien pone en evidencia tu mala gestión no es de inteligente, es de ignorante.

Participaciones de loslectores

Másdebates