Entender + industria de futuro

¿‘Reset’ en el sector tecnológico?

Una ola de despidos barre el sector tecnológico. Twitter, Meta y Amazon encabezan una larga lista de empresas que están prescindiendo de parte de su fuerza laboral. El número de afectados en el sector ‘tech’ supera ya los 120.000 y la cifra no deja de escalar. La sombra de los recortes se proyecta ahora sobre Google. Ricard Castellet, coordinador del Máster en Marketing Digital de La Salle-URL, y Josep Pegueroles, director de la Escuela de Telecomunicación de la UPC BarcelonaTech (UPC), reflexionan sobre la crisis de las tecnológicas.

¿‘Reset’ en el sector tecnológico?

Pixabay

9
Se lee en minutos
Ricard Castellet y Josep Pegueroles

Tras la pandemia, las tecnológicas están viviendo su ‘annus horribilis’, también en cuanto a su valor bursátil. Meta, la empresa de Marc Zuckerberg, ha visto desaparecer 800.000 millones de dólares de su capitalización bursátil desde su máximo de septiembre de 2021, Amazon ha perdido 945.000 millones de dólares en los últimos 12 meses, Microsoft, un billón… y así hasta sumar 3,9 billones de dólares entre las cinco grandes del sector. ¿Qué está pasando en el sector?

‘Winter is coming’ para las ‘Big Tech’

Ricard Castellet. Coordinador del Máster en Marketing Digital de La Salle-URL

Estos días las ‘Big Tech’ están en un momento convulso. Meta, Twitter y Amazon anuncian despidos masivos de miles de trabajadores. Algunas fuentes, como Layoffs.fyi, apuntan a que ya hay más de 120.000 personas que han sido afectadas por despidos tecnológicos en lo que va de 2022. La crisis va más allá de las 'Big Tech'. Vamos a intentar analizar algunas de las razones.

Los despidos tecnológicos afectan ya a más de 120.000 personas este año

La primera, parece clara: estamos en un cambio de ciclo, en un ajuste del consumo digital. Una vez pasada la fase más dura de la pandemia, que implicó un clarísimo proceso de aceleración digital, el consumo digital está sufriendo una ralentización y una vuelta a unas métricas que se parecen mucho más a las de la prepandemia. Gran parte de estos despidos masivos se deben a una reposición del mercado laboral vinculado al consumo digital. Hubo un exceso de optimismo en el crecimiento, que en muchos casos llevó a contratar a un exceso de personal. Debemos tener claro que la terrible pandemia significó la era más rentable para Amazon. El ‘e-commerce’ se disparó, y Amazon duplicó su fuerza laboral en dos años. Ahora, estamos en un proceso de desaceleración por los cambios en los hábitos de compra y una inflación que afecta directamente a las ventas.

Segundo punto que quiero destacar. ¿Es nuevo en las ‘Big Tech’ las olas de despidos masivos? Si analizamos su historia, vemos que no es la primera vez que parte de la solución pasa por adelgazar plantilla y repensar a la baja sus múltiples estrategias de crecimiento. El caso más conocido es el de Apple, cuando en la década de los 90 del siglo pasado Steve Jobs retomó las riendas de la marca de la icónica manzana. Recordemos que Apple prescindió de 4.100 empleados y cerró proyectos que parecían estratégicos. Una drástica solución que ahora toman Meta, Twitter y Amazon.

 Solo Apple mantiene inalterable en su fortaleza financiera y sus excelentes resultados

Tercer punto importante a tener en cuenta. Es indudable que nos encontramos delante de una crisis de resultados de las ‘Big Tech’. Amazon, Twitter y Meta, pero también Google, Microsoft e incluso Oracle, se enfrentan a pérdidas millonarias y caídas en la bolsa. Esta crisis, como tal, es innegable. Pero hay una clara excepción: Apple se mantiene inalterable en su fortaleza financiera y sus excelentes e impresionantes resultados. La situación es clara. Las 'Big Tech' decepcionan a los inversores, solo Apple se salva de los malos resultados.


/

Cuarto. Uno de los modelos de negocio más importantes de gran parte de estas ‘Big Tech’, el publicitario, se tambalea. No solo en el caso de Twitter por las salidas de tono de Elon Musk, sino que es algo que también ocurre en Meta, YouTube y Snapchat, que están viendo una clara disminución de sus ingresos publicitarios. El modelo publicitario está en crisis, Elon Musk parece —digo parece, porque depende del día— que va a apostar por un modelo de suscripción, de pago por consumir contenidos, que tiene que implicar inequívocamente que los creadores de contenidos ganarán parte del pastel global. La era de la 'creator economy' parece que toma cada vez más consistencia. Los anunciantes reducen sus inversiones publicitarias en gran parte por el quinto motivo, que viene continuación.

Quinto. Está claro que nos encontramos en una crisis económica global, inflacionista, de fuerte subida de tipos de interés, pero también energética, que evidentemente también ha afectado a uno de los sectores económicos más sólidos, el tecnológico. Todo esto a las puertas de una crisis climática que lo puede cambiar todo.

¿La situación convulsa que viven las grandes tecnológicas es el final de la era del crecimiento exponencial? Lo dudo mucho

La duda es si este ‘winter is coming ‘para el sector ’tech’ es el final de la era del crecimiento exponencial. Sinceramente, creo que la respuesta es un rotundo no. Estamos ante una lógica de reposicionamiento del mercado, a una racionalización de unas plantillas que habían crecido al ritmo de la aceleración digital pandémica. Estamos en un contexto de crisis global, cierto, pero no ante una nueva 'burbuja.com' como la que dramáticamente vivimos a principios de los años 2000. Apuesto a que se trata más de un gran ajuste en el sector ‘tech’ que de una crisis de eclosión de una burbuja. La tecnología y las ‘Big Tech’ están en el centro de una transformación que ha entrado en sus fases más exponenciales, las terribles circunstancias de los últimos años, pandemia, guerra, crisis energética, han impactado, pero el siglo XXI, nos gustará más o nos gustará menos, pasa por los gigantes tecnológicos que impactarán en los sectores económicos más estratégicos y sólidos de la sociedad. El siglo XXI avanza y se consolida en medio de unas crisis heredadas del siglo XX que parece que se niegan a desaparecer. Pero la transformación ya es imparable, y las empresas algorítmicas, las 'Big Tech' que conocen las tecnologías exponenciales, saben que el presente y el futuro pasa por ellas.  

¿Quién dijo crisis?

Josep Pegueroles. Director de la Escuela de Telecomunicación de la Universitat Politècnica de Catalunya - BarcelonaTech (UPC)

Meta anuncia el despido de 11.000 empleados. Lo hace siguiendo a Apple, Microsoft o Google, que le preceden en el ránking de cotizadas, todas con ajustes menores. También otras más pequeñas. El estruendo lo produce Twitter, como es habitual en Elon Musk. La noticia es 'trending topic' aunque personalmente creo que no hay para tanto. Sea como fuere, el interés suscitado reafirma mi opinión: las tecnológicas son ya sistémicas y no podemos prescindir de ellas, si no son éstas serán otras. 

España necesita más de 100.000 ingenieros TIC en los próximos 10 años

Discrepo de los titulares alarmistas. A la vez que se publican, en el Congreso de los Diputados se presenta el estudio del 'Observatorio de la Ingeniería': en España hay más de 300.000 profesionales en Telecomunicación e Informática. Más del 75%, menores de 45 años. Casi el 90% por cuenta ajena, con sueldos un 30% superiores a la media. En las mujeres la retribución es un 50% superior a otros sectores, pero todavía falta incorporar muchas; actualmente solo son el 20%. España necesita más de 100.000 ingenieros TIC en los próximos 10 años. Al ritmo actual de titulados, solo incorporando más talento femenino y reciclando profesionales de otras disciplinas los cubriremos.


/

Lo mismo concluyó el INE el pasado octubre, en la 'Encuesta sobre el uso de TIC y del comercio electrónico': se está avanzando, pero todavía queda mucho por hacer. Conectividad, 'cloud computing', inteligencia artificial, ciberseguridad… deberán incorporarse a las empresas españolas para competir en primera línea.

¿Qué está pasando entonces? Nada de lo que preocuparnos en exceso. Mis compañeros de las empresas afectadas coinciden. Son ajustes coyunturales, causados por la incertidumbre económica mundial que no por circunstancias del sector. Las 'Big Tech' se adaptan rápido a los cambios. El escenario inflacionista y de conflicto bélico requiere ajustes, no solo de las tecnológicas. Además, las empresas de servicios 'on line' venían de predicciones de crecimiento optimistas, por el auge que tuvieron durante la pandemia. 

Abrir el foco unos meses ayuda a verlo en perspectiva. Los despidos se anunciaron en mayo. En todos los casos, el ajuste ha sido menor al planteado de inicio. En Meta, donde se habló del 20% de reducción de plantilla, ha sido algo más de la mitad: 11.000. Cifra que debemos comparar con los más de 40.000 empleados que incorporó desde 2020. El tsunami de despidos supone solo un 25% de lo que la empresa creció en los últimos dos años. Además, sigue teniendo beneficios. Lo mismo pasa en las otras 'Big Tech'. Los datos mejoran si se analizan geográficamente. La totalidad de despidos en todo el mundo no cubre ni una porción de los ingenieros que se necesitan solo en España en los próximos años. 

Es probable que algunos no compartan mi visión. Estos días leía en LinkedIn mensajes de algunos de los afectados. Más allá de mi solidaridad, quiero hacerles llegar también los motivos por los que soy optimista.

El sector está en constante evolución. Les auguro una pronta recolocación. En tecnología, la formación permanente es imprescindible y si bien las redes sociales están teniendo el sobreajuste poscovid, las TIC y la industria en general sigue necesitando su talento. Diría más, solo incorporándolo podremos superar la crisis.  

La situación es una oportunidad para Europa. Aprovechemos el talento liberado

Si tenemos en cuenta el mayor impacto de los despidos en EEUU, y la apuesta de la Unión Europea por reducir la dependencia tecnológica de terceros, lo que algunos ven como crisis es en realidad la oportunidad de Europa para crecer en 'Big Tech'. 

Deberíamos reincorporar a nuestra economía el excelente talento que se está liberando. Solo así es posible la apuesta por tener unicornios europeos. La entrada en vigor de las 'Digital Market Act', 'Digital Services Act' y los fondos de resiliencia deben ser punto de inflexión en el equilibrio de fuerzas internacional en cuanto a tecnológicas. De cualquier forma, en la UE existe más potencial para el sector tecnológico que para otros sectores. 

Noticias relacionadas

En paralelo, España debe aprovechar el impulso europeo para dar un salto en digitalización, internalizar servicios TIC en todas las empresas y usarlos de forma intensiva para mejorar en productividad. Esto, afirman los expertos, ser más competitivos aumentando la productividad, es la forma más segura de capear el temporal. 

Si bien hay movimientos en las ‘Big Tech’, no debemos alarmarnos más de la cuenta. Estamos ante ajustes coyunturales

En resumen, si bien hay movimientos en las 'Big Tech', no debemos alarmarnos más de la cuenta. Se trata de ajustes necesarios en todos los sectores debidos a la situación mundial o de correcciones debidas al periodo de sobreexpansión que fue la pandemia. No debemos confundir las 'Big Tech' con todo el sector TIC. Huyamos de alarmismos irresponsables que pueden desembocar, sin ningún fundamento, en una profecía autocumplida o en un efecto bola de nieve. Sobre todo, porque es precisamente el sector tecnológico, vía aumento de la productividad, el que nos sacará del bache. Así que 'keep calm', y apostad por la tecnología

Temas

Empresas