En comunidad

La queja de un lector: "Somos una familia con 10 menores y por un error se nos negó la beca comedor"

Si antes ya hacían malabares para llegar a final de mes con un solo sueldo, pagar el menú de la escuela de los más pequeños les supone un bache casi insalvable. Lo explican en un carta enviada a la sección Entre Todos

Miriam Meseguer y los más pequeños de la casa, de camino a la Escola Les Ciències de Badalona.

Miriam Meseguer y los más pequeños de la casa, de camino a la Escola Les Ciències de Badalona. / Joan Cortadellas

3
Se lee en minutos
Luis Benavides
Luis Benavides

Periodista

ver +

Ibán González y Miriam Meseguer tienen 10 hijos y viven juntos en un piso de Badalona. Él trabaja en el Metro de Barcelona como técnico de líneas automáticas desde hace más de una década y ella decidió centrarse en el cuidado de sus hijos desde que se casaron. La única ayuda directa que recibían era una beca comedor que ahora les ha sido denegada, como explican en una carta enviada a la sección Entre Todos de EL PERIÓDICO. No podía empezar con peor pie el curso escolar.

El menú del comedor para los seis pequeños que pidieron la beca cuesta unos 39 euros diarios, por lo que la factura mensual se acerca a los 800 euros. Si antes ya hacían malabares para llegar a final de mes con un solo sueldo, este desembolso inesperado les supone un bache casi insalvable. Por lo pronto, todos sus hijos, entre 1 y 15 años, comen ahora en casa. 

Más allá del tema económico, que importa y mucho, la falta de becas comedor para los pequeños que van a la Escola Les Ciències tiene otras implicaciones. El más pequeño, Simón, de 13 meses, sufre 'parálisis cerebral infantil' (PCI) -todavía sin certificado de discapacidad por su corta edad- y requiere una atención exclusiva por parte de sus padres, lo que dificulta la crianza del resto de pequeños. “Tener a todos comiendo en casa cada mediodía complica mucho las cosas”, subraya Miriam, que varios días a la semana debe llevar al benjamín de la familia al fisioterapeuta.

Declaración rectificada

“Creemos que podría ser porque el año pasado tuvimos una venta de una herencia y al hacer la declaración pusimos de forma incorrecta el ingreso y nos cuenta como beneficio todo lo ingresado”, explica González, quien aclara que ya no disponen de ese dinero porque utilizaron la venta de la casa de la madre de ella para amortizar parte de la hipoteca de su única vivienda, un piso de 80 metros cuadrados situado en el barrio de Montigalà.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La declaración fue rectificada y están a la espera de su aceptación por parte de Hacienda. La escuela, por su parte, ha vuelto a tramitar esta ayuda. El director del centro, David Muñoz, conoce bien la situación de esta familia numerosa considerada “de categoría especial” por tener cinco o más hijos. “Nosotros somos unos meros intermediarios”, puntualiza el director, quien aprovecha para denunciar los recortes en educación y sobre todo sus consecuencias. “Por mucho que digan desde Educació, faltan profesores y en escuelas como la nuestra ya no podemos ofrecer la hora de apoyo personal. Tenemos 15 profesores, dos menos que el año pasado, para 200 alumnos, algunos con necesidades especiales graves”, asevera Muñoz.

“Es muy fácil perder una ayuda por un simple error humano y cuesta mucho tiempo y esfuerzo recuperarla”

"Cada hijo es un regalo"

Este episodio, aunque tiene visos de solucionarse en breve, ha generado en esta familia una fuerte sensación de desamparo y decepción respecto a las administraciones. “Es una vergüenza que a una familia como la nuestra con 10 menores de edad, uno de ellos con discapacidad, se nos nieguen las ayudas y no se nos conceda la beca de comedor, tan vital y necesaria para una familia de nuestro tipo”, denuncia en su carta González, que se declara cristiano practicante. “¿Del Opus? No, somos del camino neocatecumenal y para nosotros cada hijo es un regalo”, añade su mujer, desconcertada por los baremos utilizados a la hora de asignar ayudas y, sobre todo, la lentitud del sistema. “Es muy fácil perder una ayuda por un simple error humano y cuesta mucho tiempo y esfuerzo recuperarla”, lamenta. 

Noticias relacionadas

El Àrea Metropolitana de Barcelona, el organismo que ahora gestiona estas becas tras la disolución del Consell Comarcal del Barcelonès, tiene abierto en estos momentos un periodo de alegaciones. Fuentes del ente metropolitano consultadas por este diario aseguran que resolverán este y otros casos lo antes posible, en cuanto puedan analizar toda la documentación complementaria o rectificaciones aportadas por las personas solicitantes.


Ayuda parcial

Según un correo electrónico recibido por la familia horas después de la publicación de este artículo, el ente metropolitano ya ha fallado y concederá una beca parcial (70%) para los solicitantes que tendrá efecto a partir del viernes 23 de septiembre, unas tres semanas después del inicio de curso. Si la ayuda finalmente será parcial o total depende ahora del Ayuntamiento de Badalona, que no se ha pronunciado sobre el 30% restante.