Luto en el mundo económico catalán Obituario Informa la muerte de un individuo, proporcionando un relato imparcial de la vida, controversias y logros de la persona.

Fortunato Frías, el compromiso discreto y tenaz

Dirigió el Cercle d'Economia (1964-1970) y fue una persona determinante en la Fundació Formació i Treball, su trayectoria siempre estuvo definida por su arraigado sentido del bien común y la justicia social

Fortunato Frías.

Fortunato Frías.

3
Se lee en minutos
Jordi Alberich
Jordi Alberich

Economista

ver +

Fortunato Frías nos deja una trayectoria vital cargada de coherencia, reflejo de una persona comprometida con su tiempo; su humanidad y fina inteligencia le permitió desarrollar una brillante carrera como directivo empresarial, desde su arraigado sentido del bien común y la justicia social

La suya ha sido una aportación meritoria al interés general, brillante en la batalla de las ideas y eficiente en la acción, como bien sabemos en el Cercle d’Economia y la Fundació Formació i Treball. Desde la reflexión intelectual en aquel Cercle que pretendía sacar a España de su cerrazón y atraso en los años 60; a su más reciente activismo para reparar, desde la Fundació, las fracturas de una sociedad ya abierta y avanzada, pero insosteniblemente desigual.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Un dilatado recorrido sustentado en su singular y atractiva personalidad: una inquietud natural por lo desconocido; una tenacidad revestida de amabilidad, y una lealtad extraordinaria, a las personas, las ideas y las instituciones. Y entre todas sus virtudes, su sorprendente capacidad de atender al otro. Dotado de una fina intuición psicológica, captaba en la persona a la que escuchaba esos matices, a menudo muy relevantes, que a la gran mayoría de personas se nos escapan. 

Unos atributos que encontraron terreno abonado en el Cercle, que dirigió entre 1964 y 1970 y en el que, posteriormente, siempre fue una voz influyente. En aquellos años asentó una profunda amistad con dos personas determinantes en su vida: José Luis Sampedro y Carlos Güell. Conocí poco a José Luis Sampedro, pero lo suficiente para entender porqué Fortunato tuvo en él su gran referente moral. Viví mucho más de cerca su deliciosa amistad con Carlos Güell: tan distintos y tan coincidentes. Ambos, discretos y conocedores del alma humana, se las ingeniaban para, desde la amabilidad, conseguir lo que pretendían. Dos ejemplos paradigmáticos de aquel dicho que se atribuye a los jesuitas: "Señor, haced que los otros se salgan con la nuestra". 

Más recientemente, se comprometió con la Fundació Formació i Treball que, inicialmente especializada en la recogida de ropa usada, se ha convertido en la entidad que más personas en riesgo de exclusión incorpora al mundo laboral. En la Fundació, de la que fue persona determinante, conocimos un Fortunato capaz de entender los tiempos, señalar las grandes directrices a largo plazo y, al mismo tiempo, ejecutar personalmente un sinfín de actuaciones concretas. Tal como señala Albert Alberich, alma mater de la Fundació, en esos años de crecimiento “muchas de las gestiones que pedíamos a Fortu eran de gran dificultad. Una vez cumplidas, él las explicaba como si hubieran resultado de lo más sencillo. Hacía que lo complejo pareciera fácil”.

Fortunato Frías simboliza un mundo, el de la escucha paciente, la reflexión serena, la empatía, la búsqueda del bien común y el buen hacer institucional. Un mundo que suena a extinto pero al que, antes o después, acabaremos retornando. 

Noticias relacionadas

Hace un año que se le declaró la enfermedad. Desde entonces, el sentimiento que más me ha acompañado ha sido la extraordinaria ternura con que su familia -María Pilar, Sonia, Oriol, Nuria y Berta- ha arropado a su marido, padre y abuelo. Una larga dolencia que ha podido dulcificar hasta el final en su hogar, rodeado de los suyos. Por todo lo comentado, y por mucho más, el adiós resulta muy doloroso. Pero, por las mismas razones, siempre le recordaremos.

Jordi Alberich es presidente de la Fundació Formació i Treball y exdirector general del Círculo de Economía.