Entender + con la historia Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

Festivales: paz y amor (y negocio también) | + Historia

Tal día como este jueves se ponía punto final a Woodstock, el festival más famoso del mundo. Desde entonces, cada vez hay más en todas partes. De hecho, este verano se podría ir saltando de pueblo en pueblo pasando de un concierto a otro.

El legendario Jimi Hendrix, en Woodstock 1969.

El legendario Jimi Hendrix, en Woodstock 1969.

4
Se lee en minutos
Xavier Carmaniu Mainadé
Xavier Carmaniu Mainadé

Historiador

ver +

Con la recuperación de la vida veraniega prepandémica, después de dos años de restricciones, han vuelto a proliferar los festivales de música. En cada pueblo y ciudad, sea de donde sea y tenga el número de habitantes que tenga, se organizan una serie de conciertos. Cabe decir que aunque los carteles son muy variados no arriesgan demasiado y la mayoría de actuaciones son de gente consagrada. Da la sensación de que buscan hacer caja vendiendo el máximo de entradas posible y salir en la prensa porque actúa la estrella de turno.

De entre las diferentes modalidades de festival que hay, la que mueve a más gente es la de los macroconciertos. En un solo lugar y durante dos o tres días hay un desfile de grupos que atraen a enormes cantidades de público. Este tipo de eventos se hizo muy popular, precisamente, hace 53 años. Entre el 15 y el 18 de agosto de 1969 se celebró el Festival de Woodstock, un encuentro mítico (y mitificado) que supuso el cenit de los movimientos contraculturales de los años sesenta en EEUU. En el cartel estaban todos: Ravi Shankar, Joan Baez, Santana, Grateful Dead, Creedence Clearwater Revival, The Who, Joe Cocker y, por encima de todos, Janis Joplin y Jimi Hendrix.

Aunque Woodstock se ha llevado la fama, mucho antes otros eventos musicales abrieron camino. De hecho, si nos pusiéramos exquisitos podríamos decir que todo empezó cuando los griegos del siglo VI a. C. organizaron los Juegos Pitios en Delfos, en homenaje al dios Apolo. Allí las competiciones musicales eran tanto o más importantes que las deportivas y congregaban a muchos espectadores. Más adelante, durante la Edad Media, ocurrió algo similar con las justas literarias.

Ahora bien, la gran diferencia es que después de la Segunda Guerra Mundial, gracias a la combinación de diferentes factores, los grandes festivales eclosionaron. Cabe mencionar, por ejemplo, la popularización de la guitarra eléctrica y la proliferación del sistema de amplificación. Esto permitía hacer música en grandes recintos o espacios abiertos y que todo el mundo pudiera escucharla. Además, también existía la consolidación de la radio y de la grabación de sonido, añadido al precio cada vez más asequible de los tocadiscos. Gracias a eso proliferaron los programas musicales en las emisoras y la posibilidad de poder comprar vinilos a bajo precio. ¿Y quiénes eran los clientes? Las nuevas generaciones, nacidas después de 1945, que veían cómo el mundo que les ofrecían los adultos no les gustaba. Ellos querían cambiar las reglas del juego y surgieron los movimientos contraculturales.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Uno de los principales focos fue San Francisco, donde gracias a la presencia de la universidad de Berkeley había una gran comunidad de estudiantes que quiso replanteárselo todo. Y la música fue una de las vías por donde se canalizó esa energía. Sobre todo, la que realizaba el grupo Jefferson Airplane, fundado en 1965 y considerado piedra angular del rock psicodélico. A medida que crecía su popularidad también lo hacía la asistencia a sus conciertos, cuando tocaban en lugares como el Golden Gate Park. Pero aquello no solo era música, eran encuentros culturales en los que se leía poesía y se hacían todo tipo de 'performances'. Fue la semilla para el Human Be-In, un festival celebrado el 14 de enero de 1967 y que está considerado el momento previo al famoso Summer of Love, que ese verano congregó a unas cien mil personas en la ciudad californiana. Por primera vez en un mismo espacio confluyeron gente procedente de distintas tendencias: desde 'hippies' hasta activistas por los derechos civiles, pasando por colectivos feministas y artistas de vanguardia. Y solo a 180 kilómetros de allí, entre el 16 y el 18 de junio, se organizó el Monterey International Pop Festival, un macroconcierto donde se acabó de dar forma a lo que ya se había ensayado en el Human Be-In y que culminaría en Woodstock.

A partir de entonces, en todo el mundo se intentó imitar ese fenómeno y proliferaron los macroconciertos, porque los promotores vieron que podía ser una forma de ganar dinero. De la misma manera que las poblaciones turísticas han visto que también les sirve para promocionarse y captar (todavía) más visitantes.


Noticias relacionadas

Lucha antifranquista

En Catalunya, los festivales musicales no tardaron en llegar y fueron una herramienta más de la lucha antifranquista. En 1971, en Canet de Mar se empezaron a organizar las Sis Hores de Cançó y en julio de 1975 se puso en marcha el famoso Canet Rock, con la participación de los grandes nombres de la época excepto Jaume Sisa, que fue censurado por la dictadura.

Entender + con la historia

En el club Entender + con la Historia de EL PERIÓDICO queremos reunir a aquellas personas a las que, como a ti, les fascinan los hechos y los personajes que han marcado el devenir de la humanidad.

EL PERIÓDICO te ofrece este foro para que envíes comentarios, hagas consultas y propongas temas que querrías que tratáramos en este espacio. Únete a la comunidad de apasionados de la historia de EL PERIÓDICO. Entre todos crearemos un espacio en el que disfrutar de esta emocionante afición.

Lee aquí los artículos publicados.