Verificat

De Twitter al Congreso: la historia del bulo sobre el Mundial de Catar

El presidente de la FIFA Gianni Infantino (izquierda) y el Emir de Qatar Sheikh Tamim bin Hamad al-Thani en la presentación de la Copa del Mundo 2022 en Doha el pasado 1 de abril de 2022.

El presidente de la FIFA Gianni Infantino (izquierda) y el Emir de Qatar Sheikh Tamim bin Hamad al-Thani en la presentación de la Copa del Mundo 2022 en Doha el pasado 1 de abril de 2022. / EFE/EPA/NOUSHAD THEKKAYIL

6
Se lee en minutos
Verificat
Verificat

Verificat es una plataforma de fact-checking sin ánimo de lucro en Catalunya. Nos dedicamos a verificar el discurso político y el contenido que circula en las redes y a la educación para el consumo crítico de la información.

ver +

Ningún portavoz del Mundial de Catar 2022 ha dicho que quien enseñe la bandera LGTBI será condenado a una pena de entre siete y once años de cárcel, como se viralizó la semana pasada en todo el mundo. Tanto medios de comunicación como responsables políticos se hicieron eco de ello. Pero no hay rastro de que ningún portavoz de la organización de la Copa del Mundo de Fútbol masculino que se celebrará en el país de Oriente Próximo este año haya afirmado algo similar. 

“Ayer (por el pasado lunes, 27 de junio) tuvimos la manifestación del portavoz del Mundial de Catar diciendo que cualquier persona que exhibiera una bandera del arcoíris sería arrestada porque es ilegal en su país”, dijo Íñigo Errejón, diputado de Más País, en una rueda de prensa en el Congreso de los Diputados. En respuesta a las supuestas palabras del portavoz del campeonato, propuso que “la selección española vistiera, aunque solo fuera en el primer partido de forma simbólica, los colores del arcoíris demostrando que en España sí se defiende la libertad”.

A pesar de que no hay pruebas de que ningún portavoz catarí haya dicho algo similar, el vídeo de la comparecencia de Errejón compartido por el propio diputado en Twitter ha alcanzado más de 310.000 reproducciones en la red social. El departamento de prensa de la embajada de Catar en Madrid, por su parte, ha confirmado a Verificat que ningún representante del Mundial ha dicho algo así y asegura que la cita en cuestión es falsa. Además, añade que no habrá ningún problema en que los aficionados enseñen la bandera arcoíris durante los partidos.

El escenario para que estas declaraciones se hiciesen virales era perfecto: un mensaje que indigna a la mayoría de las personas, publicado en el mes del Orgullo y relacionado con un torneo envuelto de polémica y un país que vulnera los derechos del colectivo LGTBI. Este contexto es el que ha hecho posible que el bulo sobre el Mundial de Catar haya pasado de un tuit publicado en árabe hasta la misma sala de prensa del Congreso de los Diputados.

Miles de retuits en varios idiomas

El equipo de Más País leyó las declaraciones en un tuit del programa deportivo 'Radioestadio' de Onda Cero y en un artículo publicado en el diario 'El Mundo', explica a Verificat Héctor Tejero, coordinador político de la formación. Las palabras del portavoz del mundial nunca han existido, pero Tejero insiste en que, “incluso aunque esas declaraciones no sean ciertas, para nosotros la propuesta sigue siendo válida porque Catar es, efectivamente, un Estado homófobo”. 

Los casos de 'Radioestadio' y 'El Mundo' a los que hace referencia el miembro de Más País no son los únicos. Ese mismo martes, se pudieron leer titulares similares en las páginas web de Antena 3, 'La Razón', 'El Plural' y 'El HuffPost', entre otros medios de comunicación. Algunos de ellos continuaron tuiteando o publicando noticias en base a unas declaraciones que nunca existieron y de las que no hay constancia incluso después de que Maldita.es lo desmintiese. 

Un hilo de Twitter publicado por Marc Owen Jones, profesor asistente de Estudios de Oriente Próximo en la Universidad Hamad Bin Khalifa (Catar), confirma que esta desinformación ha logrado un alcance global. No solo se ha difundido desde Twitter hacia otras redes sociales, como Facebook, sino también en diferentes lenguas, sobre todo en inglés, árabe y español. 

En el caso concreto de España, todo apunta que el bulo se empezó a difundir el lunes 27 de junio también en Twitter, según el análisis de Mariluz Congosto, doctora en Telemática por la Universidad Carlos III. Ese mismo día, no tardó en saltar desde las cuentas de algunos usuarios hasta los perfiles de medios de comunicación y, precisamente, “'Radioestadio' es el primer medio que reproduce la noticia”, explica Congosto. A partir de ahí, llegó hasta el entorno de Más País sobre las cinco de la tarde y a las ocho pasó a difundirse entre perfiles de activistas LGTBI.

El origen de la confusión

La referencia más antigua que hemos encontrado a las supuestas declaraciones de Hassan Al Thawadi, secretario general del Comité Supremo de Organización y Legado del Mundial, es un tuit en árabe con más de 31.000 me gusta publicado el 21 de junio, varios días antes de que el bulo saltara a la agenda mediática y política española. Antes de llegar a España, el bulo alcanzó su mayor impacto en Twitter a través de un tuit en inglés del 25 de junio que llegó hasta los 19.000 retuits y los 42.000 me gusta compartido por una cuenta que ha sido suspendida. Este es el mismo tuit que Eduardo Rubiño, diputado de Más Madrid en la Asamblea de Madrid, retuiteó el día 27 de junio a la vez que se preguntaba “¿Cuántas empresas y autoridades súper LGTBIfriendly que ahora nos darán palmaditas en el orgullo han permitido que se celebre un mundial en estas condiciones?”. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El perfil que difundió las declaraciones en inglés básicamente se limitó a reproducir unos días más tarde las mismas palabras del tuit en árabe que hemos identificado como el origen del bulo. “Quien levante la bandera del [símbolo de la bandera LGTBI] en el Mundial será encarcelado de 7 a 10 años, una posición honorable del Estado de Catar”, afirmaba el primer tuit. En la fotografía que acompaña el tuit aparece Al Thawadi, pero no en una imagen reciente, sino en una intervención en el 72º Congreso de la FIFA celebrado en Doha el 31 de marzo, como se puede ver en esta noticia de Sky Sports

El usuario que compartió en árabe las supuestas declaraciones tuiteó al día siguiente que “la noticia es del diario 'Daily Star'” y en otro tuit adjuntó también una captura de pantalla del supuesto titular. Sin embargo, el medio inglés no hacía referencia en ningún momento a que vaya a haber penas de cárcel para quienes muestren la bandera arcoíris en la Copa del Mundo de Catar. Todo apunta, por lo tanto, a que se trata de un bulo creado por este perfil de Twitter que ha viajado desde la red social hasta el Congreso de los Diputados.

Las banderas sí que podrían ser requisadas

Si bien estas declaraciones no existieron, la ley catarí (artículo 296 de su Código Penal) tipifica las relaciones homosexuales entre hombres como un delito que puede ser castigado con hasta tres años de prisión. La oenegé Freedom House también ha denunciado en su informe más reciente sobre Catar que las personas LGTB de este país de Oriente Próximo sufren una discriminación tanto legal como social. 

Noticias relacionadas

No obstante, la directora de la División de Responsabilidad Social y Educación de la FIFA, Joyce Cook, aseguró a The Associated Press ya en 2020 que tanto las banderas como las camisetas arcoíris “serán bienvenidas” en los estadios del Mundial. Por su parte, Nasser Al-Khater, director ejecutivo de Catar 2022, también declaró a la agencia estadounidense que “en lo que respecta a las banderas del arcoíris en los estadios, la FIFA tiene sus propias directrices” y, fueran las que fueran, las respetarían.

Las banderas, sin embargo, sí que podrían ser requisadas, según explicó Abdulaziz Abdullah Al Ansari, un alto funcionario encargado de la seguridad del campeonato, a 'The Associated Press'. “Si [un aficionado] alza la bandera del arcoíris y yo se la quito, no es porque realmente quiera, de verdad, cogerla, para insultarle, sino para  protegerle”, declaró. Al Ansari añadió que no puede “garantizar el comportamiento de todo el mundo” y, antes de que otra persona pueda agredir a quien enseñe la bandera, él optará por decirle que no hay necesidad de mostrarla.