En comunidad

Un nuevo contratiempo demora la construcción de un instituto en Sant Celoni

Las familias del Pallerola llevan cuatro años esperando un nuevo edificio para acoger los cursos de la ESO. La falta de un permiso les devuelve a la casilla de salida y la oposición carga contra la gestión del Ayuntamiento

Módulo provisional situado en los terrenos del Institut Escola Pallerola de Sant Celoni.

Módulo provisional situado en los terrenos del Institut Escola Pallerola de Sant Celoni. / Joan Cortadellas

3
Se lee en minutos
Luis Benavides
Luis Benavides

Periodista

ver +

Las familias del Institut Escola Pallerola de Sant Celoni llevan esperando un nuevo edificio para acoger a los alumnos y alumnas de la ESO desde 2019, cuando el centro educativo amplió su oferta formativa y se convirtió en un instituto escuela. Todo parecía estar atado y bien atado para que las deseadas obras empezaran este mismo verano, pero todo se fue al traste al descubrir casi por casualidad que la Agència Catalana de l’Aigua (ACA) no había dado permiso para construir donde estaba previsto porque son terrenos inundables. “Volvemos a la casilla de salida, más enfadadas y cargadas de razones”, aseguran las familias del centro en un comunicado recibido en la sección Entre Todos.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

La demora es el resultado de una desafortunada suma de motivos, algunos incontrolables, otros no tanto, desde errores técnicos a la renuncia de hasta dos empresas adjudicatarias por los sobrecostes derivados de la pandemia. Hasta la fecha profesores y alumnos de este centro de titularidad pública han suplido la falta de aulas con mucha imaginación, por ejemplo, utilizando ciertas aulas con unos grupos durante las horas de recreo de otros cursos. 

“Como mínimo, necesitaríamos unas tres aulas más sí o sí para los alumnos que el año que viene cursarán 4º de la ESO”, explica la presidenta de la Asociación de Familias de Alumnos (AFA), Eugènia Ruiz, que intenta mantener en todo momento un tono constructivo y conciliador. “No me gusta usar la palabra ‘luchar’. Prefiero decir que ‘trabajamos’ para que se construya el edificio. Y entiendo que todas las partes tenemos el mismo objetivo porque ya estaba en marcha, teníamos calendario y presupuesto”, subraya esta madre de dos alumnos. El mayor, el que estudia segundo de la ESO, es muy probable que acabe sus estudios obligatorios sin pisar el nuevo edificio. “Empezamos otra vez de cero y la burocracia es lo que más ralentiza estas cosas”, se resigna.

Segundo barracón en camino

La instalación de módulos prefabricados como medida provisional tampoco estuvo exenta de polémica. Educació instaló un primer barracón en la zona de recreo de la escuela y les negó un segundo módulo que, después de mucho insistir, las familias han conseguido –salvo imprevisto, otro más- que llegue este septiembre. 

La paciencia empieza a escasear al tiempo que afloran dudas razonables entre algunos padres y madres. “Te preguntas si merece la pena seguir confiando en el centro o quizá tendríamos que llevar a nuestros hijos a otro instituto con unas aulas en condiciones. Aquí, cuando no falla el aire acondicionado falla el wifi, cada semana pasa algo”, explica Montse Morato, vocal del AFA y madre de una alumna de 3º de la ESO. A pesar de todo, se resiste a tirar la toalla, pensando en Sant Celoni en general y no solo en el caso particular de su hija. 

Ayuntamiento "condescendiente" con Educació

Los problemas de espacio empezaron cuando a finales del 2018 se decide convertir el centro en instituto escuela, esto es, la implementación de un modelo de escolarización desde los 3 a los 16 años, algo que fue visto con buenos ojos en un principio por la mayoría. Con todo, los grupos de la oposición, PSC y CUP, critican que desde el Departament d’Educació no acompañaran esta decisión con una “dotación económica” que permitiera “dar cabida a los casi 200 alumnos que esta decisión requería”. Los dos grupos de la oposición dicen estar del lado de la comunidad educativa y las familias, por eso reclaman “diligencia para encontrar soluciones” tanto al Gobierno municipal como a la Generalitat.  

Noticias relacionadas

Gerard Carot, concejal de la CUP, considera que el actual equipo de Gobierno está siendo “muy condescendiente” con el Departament d’Educació. “Uno podría pensar que tener en el gobierno municipal al mismo partido que dirige el Departament d’Educació debería servir para facilitar, pero en este caso no”, critica Carot, que se teme lo peor: que el proyecto quede encallado, pasen los años y finalmente se escuden en factores demográficos para discutir la necesidad de un nuevo edificio. 

Fuentes del Ayuntamiento descartan ese hipotético escenario al asegurar que ya están buscando soluciones para salvar este último contratiempo y no perder más tiempo: “Trabajamos junto a la comunidad educativa para facilitar en todo momento los trámites para avanzar en las tan necesarias obras de ampliación del Institut Escola Pallerola por parte del Departament d’Educació”, afirman sucintamente desde el consistorio, en referencia a la comisión formada por Ayuntamiento, equipo directivo de la escuela y AFA.