Club Entender + Animales y plantas

¿Cómo son y cómo se hacen los acuarios sostenibles y ecológicos?

¿Cómo son y cómo se hacen los acuarios sostenibles y ecológicos?
6
Se lee en minutos
Vega S. Sánchez
Vega S. Sánchez

Periodista

Especialista en animales, plantas y curiosidades

Escribe desde Barcelona

ver +

Al igual que pasa con los jardines eternos, también existen ‘acuarios eternos’, es decir, una especie de acuaterrarios equilibrados que reproducen las condiciones ambientales y de desarrollo y supervivencia de un ser vivo -en este caso, un pez y/o una planta acuática-.

Un acuario ecológico está pensado para funcionar de manera independiente, al igual que sucede en cualquier ambiente acuático de la naturaleza. Su funcionamiento se basa en establecer una relación entre las distintas plantas y los peces para crear un pequeño ecosistema autosuficiente.

Acuaterrarios

Sin embargo, los acuaterrarios -también llamados paludarios o riparios- son ecosistemas en miniatura difíciles de mantener, puesto que, en realidad, son recintos que incluyen elementos tanto terrestres como acuáticos y, por tanto, complicados de cuidar, ya que combinan las dificultades de ambos tipos de ambientes.

Un acuaterrario engloba toda la belleza de un acuario y un terrario en un único recinto. Existen muchos tipos de acuaterrarios, pero en todos se debe tener agua y tierra seca, de forma que puedan convivir plantas y animales de ambos ambientes, acuáticos y terrestres, o mixtos.

Pero la idea es crear un biotopo, un mundo que pueda sobrevivir por sí mismo dentro de un acuario, construyendo un ecosistema autosostenible acuático.

Filtrado natural

Para ello, hay que tener en cuenta que las plantas de los acuarios de agua dulce son filtradores naturales. De hecho, la idea es que solo las raíces permanezcan dentro del agua.

De esta forma, no es necesario filtrar el agua, aunque sí quizás conviene cambiarla parcialmente de vez en cuando.

Estos vegetales vivos albergan sobre sus hojas ciertas bacterias que colaboran en la descomposición de los desechos que se generan en el tanque.

Oxigenación del agua

Como el resto de plantas, las de los acuarios también necesitan realizar el proceso de la fotosíntesis para vivir. Y mediante la fotosíntesis, absorben el dióxido de carbono que hay en el agua generado por los peces y lo cambian por oxígeno. Elemento químico que, a su vez, necesitan los peces para sobrevivir.

Además, las plantas pueden reducir los niveles de nitrógeno que hay en el agua, ya sea por sí mismas o a través de las bacterias que tienen en las hojas. Y, finalmente, sirven como casa o refugio para aquellos peces que quieran criar.

Las plantas, fundamentales

No hay esperanza de tener un acuario autosostenible sin plantas. Las plantas no solo mejoran la calidad del agua, sino que también compiten con las algas por los nitratos, controlando las floraciones de algas e impidiendo que estas proliferen en exceso. Además, para vivir solo necesitan sol y el desecho producido por los peces como fertilizante.

Las plantas más adecuadas para autogestionar un acuario son:

Anubia barteri

Es, probablemente, uno de los mejores filtros naturales que puedes colocar en tu acuario. Aunque de forma lenta, esta planta puede crecer mucho, por lo que es recomendable para aquellos tanques con una capacidad de 40 litros o más. Capaz de absorber los nitratos que se expulsan a través de los desechos de los peces, requieren de luz moderada, aunque si hay demasiada iluminación se adaptará -aunque se incrementará el crecimiento de algas-. Deben mantenerse a temperatura no superior a los 28 ºC y no es recomendable enterrarla en el sustrato.

Cola de zorro

Llamada Ceratophyllum demersum, es muy reconocible, porque suele ser el molde básico de las plantas ornamentales de acuario de plástico. Crecen muy fácil y rápidamente, sobre todo si se expone a una buena fuente de luz. Aparte de su valor decorativo, sirve de protección a peces tímidos y es útil en la reproducción de estos. Como la anubia barteri, dota al acuario de una mayor oxigenación e impide el crecimiento de algas. Conviene tener en cuenta que al principio tienen mal olor, aunque desaparece al poco tiempo.

Glossostigma elatinoides

De crecimiento lento, las semillas se extienden rápidamente por el fondo del acuario y crean un bonito y frondoso césped que absorbe nitratos y es refugio de pequeños peces, que lo usan también para jugar y acariciarse entre sus hojitas.

Aponogeton ulvaceus

De hojas anchas y traslúcidas, necesita más luz que las anteriores. Se reproducen solo de dos maneras: esquejes que salen del rizoma principal o por polinización de la flor y semillas, por lo que en el acuario es muy difícil que florezcan. Tiene una simbiosis con bacterias que fijan compuestos nitrogenados. Además, sus hojas verdes liberarán mucho oxígeno.

Cadena alimentaria

Pese a que todas estas plantas ayudan con la limpieza y podrían ser, por sí mismas, suficientes para mantener el acuario en buen estado, tampoco está de más tener un pequeño filtro o bomba de agua.

Tras las plantas, llegan los peces del acuario. Y para que este sea ecológico y autosostenible, es fundamental tener en cuenta la cadena alimentaria dentro del biotopo marino que se quiere crear. En acuarios más pequeños, la cadena alimentaria no alcanzará mucha complejidad más allá de una fuente de alimento basada en algas, pero en espacios más grandes es posible incorporar especies que se alimentan de algas, plantas (como las citadas anteriormente) e, incluso, otros peces.

Especies depredadoras

Sin embargo, hay que tener paciencia para hacer un acuario sostenible con especies depredadoras y añadir estas poco a poco, a medida que crezcan las poblaciones de organismos alimenticios.

Noticias relacionadas

Las especies de peces con las que se puede empezar son:

Neón chino (Tanichthys albonubes)

Necesitan de pocos cuidados y es una especie pacífica y amigable. Aunque ojo, el macho alfa atacará a otros habitantes del acuario si él o alguien de su grupo se siente amenazado. Es omnívoro y poco exigente, aunque le gusta la dieta variada y que haya algas en ella. Sin embargo, no suele comerse las huevas de otros peces.


/

Cebritas (Brachydanio rerio)

Es un pez ovíparo de temperamento tranquilo que se reproduce con facilidad en un acuario. Como es un pez gregario, es conveniente tener un grupo de al menos 8 o 10 ejemplares, para que estén tranquilos. Además, nadan de forma sincronizada, por lo que es un espectáculo relajante verlos nadar.


/

Pez arcoíris (Melanotaenia Boesemani)

El pez arcoíris es uno de los más llamativos entre los peces de agua dulce. No es nada agresivo con el resto de peces con los que habita. Es pacífico y le gusta vivir en grupo, aunque nada a gran velocidad porque es hiperactivo y muy inquieto, lo que podría molestar a otros que sean más calmados y pasivos. Cabe destacar que tienen un apetito voraz, por lo que son capaces de devorar cualquier tipo de alimento que se encuentre en la superficie. Y por ello, conviene tenerle bien alimentado, para que no se coma sus larvas cuando se reproduzca.


/

Sin embargo, hay muchas otras especies de peces aptas para acuarios sostenibles y para principiantes, como el guppy -que es el pez de agua dulce por excelencia-, el pez Molly o el pez Betta, por citar solo otros tres ejemplos. Eso sí, hay que tener en cuenta las peculiaridades de cada especie, porque no todos son compatibles con todos.

Club Entender + Animales y plantas de EL PERIÓDICO

En el Club Entender + Animales y plantas de EL PERIÓDICO somos amantes de los seres vivos y nos interesa todo lo relacionado con ellos. Aquí te explicaremos todo lo relacionado con tus mascotas y cómo sacar el máximo provecho de tus plantas, siempre desde un punto de vista ecológico y sostenible. Es muy fácil unirse al club. Regístrate en Entre Todos y escríbenos, explicando tus inquietudes o compartiendo tus propias experiencias.