Club Entender + Animales y plantas

Cinco plantas con flores para el mes de mayo: origen y cuidados

Puesto de flores callejero de una tienda situada en Madrid.

Puesto de flores callejero de una tienda situada en Madrid. / Efe / Fernando Alvarado

6
Se lee en minutos
Vega S. Sánchez
Vega S. Sánchez

Periodista

Especialista en animales, plantas y curiosidades

Escribe desde Barcelona

ver +

Antiguamente, el año se dividía en dos estaciones climáticas: la del buen tiempo (que los romanos llamaban 'tempus vernum' o 'tempus aestivum') y la del mal tiempo ('hibernum tempus'). Es decir, verano e invierno.

Pero en latitudes mediterráneas, las temperaturas se suavizan y los inviernos se atemperan, danto lugar al otoño -estación de transición del verano al invierno- y la primavera -que transita entre el invierno y el verano-.

La hibernación de las flores

Y es precisamente en esta última, en la primavera, donde las plantas y flores salen de su particular hibernación por las heladas y las frías temperaturas y florecen, dando pinceladas de color a campos y bosques.

Eso sí, para que salgan de su hibernación, las flores y plantas necesitan haber estado regadas por las aguas de abril. "Marzo ventoso y abril lluvioso sacan a mayo florido y hermoso", reza el refranero.

Sin embargo, el hecho de que este mes haya empezado también lluvioso hace que las flores todavía no luzcan en su máximo esplendor. “Este año, se está retrasando la producción, porque está lloviendo y no hay sol, por lo que las plantas todavía no florecen”, explica Alejandro Lliso, presidente de la Asociación Española de Floristas.

Tulipanes de invierno y de primavera

Y ejemplifica su afirmación con el caso de los tulipanes. "Para los países del norte, el tulipán es una flor de primavera. Sin embargo, para nosotros es una flor de invierno", afirma.

Es decir, el clima y, sobre todo, el sol tienen mucho que ver en el proceso de floración de las plantas y las que florecen en el norte de Europa en primavera, en España lo hacen en invierno, por el cambio climático que hay de un lugar a otro.

Noticias relacionadas

Todo ello no quita el hecho de que mayo sea el mes de las flores por excelencia. Aunque es cierto que hay plantas que tienen flores todo el año y otras que resisten perfectamente al calor y al frío, lo habitual es que las plantas mediterráneas muestren su máximo esplendor en primavera.

De las decenas que se deben plantar y posteriormente florecen en primavera, algunas de las más comunes en latitudes mediterráneas son:

Hortensia

Originaria de Asia y, más concretamente, de Japón y China, que son los países en los que existen mayores variedades de hortensias. Su nombre procede del vocablo latino 'flos hortorum' ('hortus', que significa jardín, flor de jardín). Hoy en día se cultiva en una gran cantidad de países que cuentan con zonas de clima templado. La hortensias también se ha utilizado como planta ornamental por su belleza. La época ideal para plantarlas es ahora, la primavera, puesto que no soportan temperaturas inferiores a 12 grados y requieren de mucho sol para crecer. En verano, conviene regarlas por la mañana o por la noche. Si sus hojas se empiezan a poner marrones, es posible que les falte agua.

Hortensias azules.

/ Josep Garcia

Cala

También llamada lirio de agua, procede de Sudáfrica y es una planta que puede estar situada en exterior e interior, puesto que no requiere de sol directo (es de sombra o semisombra, como la campanilla de invierno). Las flores de las calas, que surgen en primavera, tienen forma de embudo, generalmente de color blanco, y desprenden un perfume muy agradable. La cala necesita un suelo muy húmedo y se desarrolla mejor a la sombra, aunque puede darle el sol si no es demasiado fuerte. También soporta temperaturas bajo cero, pero no heladas, por lo que conviene meterla dentro de casa si es posible en los días más fríos.

Ramillete de calas o lirios de agua.

/ Ricard Cugat

Anémona

Procedente del sur de Europa y Asia, hay varias teorías sobre el origen de su nombre. La primera sugiere que la palabra anémona viene del griego 'anemos' ('viento'), porque sus semillas son esponjosas y se propagan por el aire. Otra teoría, también griega, sugiere que había una ninfa llamada Anémona que vivía en el palacio de la diosa Cloris, diosa de las flores y esposa del dios Céfiro, el dios del viento del Oeste. La mitología dice que el dios Céfiro, conocido también como el dios de la primavera, se enamoró de ella y la diosa Cloris, muerta de celos, la convirtió en flor. Es por ello por lo que se considera que las anémonas son flores que simbolizan un amor intenso pero frágil o momentáneo, lleno de trabas o impedimentos. Y con ellas, se expresa anhelo o deseo de estar con la persona a la que se le regalan. La anémona es una planta que florece durante toda la primavera y resistente tanto al frío como al calor, siempre que no se exponga a temperaturas extremas y se resguarde del viento y las heladas de los comienzos de primavera y del fuerte sol del verano. Si se planta en maceta o jardín, hay que procurar que la tierra esté bien drenada.


/

La clavelina o clavel del poeta

Originaria de Europa y Asia, su nombre científico es 'Dianthus barbatus'. La época de siembra va desde verano hasta otoño, dependiendo de la variedad, y florecen en primavera, en el mes de mayo. Se adaptan a cualquier suelo que esté bien drenado y requieren mucho sol, hasta cuatro y cinco horas de luz solar al día. Hay que regarla dos o tres veces por semana, pero es conveniente cerciorarse tocando la tierra y mojándola cuando se vea seca en exceso. En su primer año de vida forma una mata de hojas verdes con tallos en cuyos extremos aparecen grupos de hasta treinta flores, cada una de las cuales tiene cinco pétalos de bordes irregulares, en forma de sierra. Destaca por su buen olor y su colorido, que puede ser uno único o combinación de dos colores.


/

Peonía

Originarias de Europa, Asia y la costa Oeste de América del Norte, las peonías son las reinas de las flores para la medicina tradicional china, puesto que su extracto es un antioxidante natural que ayuda a potenciar la luminosidad de la piel. Otro de los puntos a favor es que apenas requiere de cuidados, porque es una planta sumamente resistente. Eso sí, necesita de una situación estratégica, puesto que requiere de mucha luz solar -hasta seis horas- pero que no le dé de forma directa en las horas centrales. Conviene plantarlas en época fresca y no excesivamente húmeda, por lo que principios de mayo es un buen momento para hacerlo. De todas formas, su robustez hace que crezcan -y florezcan- en casi cualquier clima.

Y, como siempre, un suelo con buen drenaje y con un riego regular en cuanto llega la primavera. Lo ideal es que sea dos veces por semana, una frecuencia que hay que mantener durante los meses de verano. En invierno, basta un riego semanal y más escaso.


/

Club Entender + Animales y plantas de EL PERIÓDICO

En el Club Entender + Animales y plantas de EL PERIÓDICO somos amantes de los seres vivos y nos interesa todo lo relacionado con ellos. Aquí te explicaremos todo lo relacionado con tus mascotas y cómo sacar el máximo provecho de tus plantas, siempre desde un punto de vista ecológico y sostenible. Es muy fácil unirse al club. Regístrate en Entre Todos y escríbenos, explicando tus inquietudes o compartiendo tus propias experiencias.