En comunidad

Protesta por el amianto en el entorno de tres escuelas de Barcelona

Las familias de los centros educativos de Escola dels Encants, Gaia y Leonor Serrano han salido a la calle para exigir la retirada con carácter urgente de las cubiertas de fibrocemento en las fincas del entorno. Lo explican en un comunicado enviado a la sección Entre Todos.

Protesta por amianto en las naves próxima a la ’Escola dels Encants’

Protesta por amianto en las naves próxima a la ’Escola dels Encants’ / Jordi Otix

3
Se lee en minutos
Luis Benavides
Luis Benavides

Periodista

ver +

Medio centenar de personas han cortado el tráfico en la calle de Consell de Cent con EPIs y portando pancartas con el mensaje 'El amianto no tiene encanto'. Son padres y madres de tres escuelas rodeadas de naves, muchas de ellas en estado de semiabandono, cuyos tejados desprenden fibras de amianto. El número de personas expuestas directamente, calculan la AFA Escola dels Encants, supera el millar contando únicamente el alumnado, de 0 a 12 años; y esta cifra se multiplica si se añaden padres, madres, profesores y demás vecinos. 

Después de 10 años de la primera denuncia de las familias de la Escola dels Encants, en la asociación sienten que todo sigue relativamente igual. “En los últimos dos años ha mejorado mucho la comunicación con el Consorci d’Educació i con el Distrito del Eixample, pero no vemos actuaciones definitivas, no avanzamos”, explica a este diario una portavoz de la AFA Escola dels Encants, Bea Beza, integrante de un grupo de trabajo para tratar la amenaza del amianto. 

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Las familias han ocupado la calzada de Consell de Cent, entre Castillejos y Cartagena, para visibilizar su descontento, hartos de buenas palabras y sobre todo tras conocer los resultados del último informe, elaborado en junio del 2021 y presentado a las familias de las escuelas –tras mucho insistir- el mes pasado. Este estudio, centrado en la nave situada entre los tres centros educativos, frente a los patios, concluye que en 20 de las 26 muestras realizadas en la superficie de la cubierta hay fibras de amianto. “Ya actuaron en esta cubierta con un encapsulamiento, una medida preventiva y provisional que consigue aislar estas fibras de amianto durante un tiempo, una especie de pintura que aglutina y evita que salgan al exterior, pero ha pasado más de un año y parece que ya no tiene efecto”, detalla Beza, madre de un niño de 11 años y muy preocupada por los efectos que esto pueda tener en un futuro no tan lejano. “No es un riesgo inminente”, recuerda, y las consecuencias para la salud pueden aparecer 10, 20 o 30 años después. 

“No están haciendo lo suficiente para retirar este material cancerígeno del entorno donde pasan muchas horas nuestros hijos”, subraya otra madre, Carolina Abadía, madre de tres alumnos y miembro de la comisión de medio ambiente de la AFA. Urge a tomar medidas y cuestiona medidas provisionales como las lonas o las vallas, a todas luces insuficientes para contener la circulación de fibras.

Vista de dos de las cubiertas con amianto desde un aula de la Escola dels Encants

/ Jordi Otix

Punto negro

Noticias relacionadas

Los tres centros educativos están situados en una misma manzana, en una zona en plena transformación, a escasos metros del verde de la Gran Clariana de la plaza de Glòries. En su entorno más inmediato se pueden contar hasta medio centenar de naves y talleres, muchas deterioradas y algunas en estado de ruina. Un verdadero punto negro del fibrocemento en el mapa de la ciudad. La AFA entiende que la solución es compleja y costosa, pero tratándose de un tema de salud pública relacionado directamente con niños y niñas debería ser una prioridad. Las administraciones, entiende la asociación de las familias de los centros, están capacitadas para obligar a las propiedades privadas a arreglar aquellos edificios en mal estado que comportan un peligro. “Han ubicado dos escuelas y una Escola Bressol en el Chernóbil del amianto", protesta Abadia, indignada porque "no están haciendo lo suficiente para retirar este material cancerígeno” de un entorno en el que los más pequeños pasan muchas horas al día. 

La amenaza del amianto sobrevuela más escuelas en Catalunya. Unas 200 escuelas tienen amianto en sus propias estructuras, ya sea en las cubiertas o en bajantes exteriores, según el último inventario de la Generalitat. Una resolución del 2017 del Parlament instaba a la Generalitat a retirar todo el fibrocemento de los centros educativos. Esta recogida o sustitución se está realizando a cuentagotas.