En comunidad

'Supermercados fantasma': la nueva amenaza a los vecinos de Barcelona

La reforma de un local en el pasaje de Xile para albergar un 'supermercado fantasma' o 'dark market' ha disparado todas las alarmas entre los vecinos

Queja de los vecinos de Les Corts

Queja de los vecinos de Les Corts / Laura Guerrero

5
Se lee en minutos
Luis Benavides
Luis Benavides

Periodista

ver +

Los vecinos temen que el ir y venir de 'riders' acabe con la paz que se respira en este pasaje con prioridad peatonal. Lo explica Óscar Tapioles, en una carta enviada a la sección Entre Todos.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

‘No queremos un supermercado fantasma’. Varias decenas de pancartas con este mensaje cuelgan en el pasaje de Xile. Los vecinos muestran así su inquietud por la posible apertura de un ‘dark market’ de la compañía Getir en el 54 de este tranquilo rincón del distrito de Les Corts. No quieren sufrir concentraciones de ‘riders’ en las aceras hasta altas horas de la noche y, especialmente, que la vía se convierta en una peligrosa lanzadera de ciclistas y motoristas. “Una vez hecho el pedido se comprometen a servirlo en 10 minutos como mucho”, escribe en su carta Óscar Tapioles, que vive unos números más abajo.

Tapioles considera que este apacible pasaje situado en el corazón del barrio de Sant Ramon no es el lugar más adecuado para esta suerte de súper virtual con entrega ultrarrápida, también conocidos como ‘cloud markets’ (mercados en la nube) porque operan a través de plataformas digitales. Unos pocos ‘clics’ a través de una ‘app’ y en cuestión de minutos los repartidores efectúan la entrega de la cesta de la compra. “La calle es de prioridad invertida, y esto significa que los peatones tienen prioridad absoluta y que la velocidad está limitada a 20 kilómetros por hora; además hay dos guarderías y es un camino de paso para los vecinos que llevan a sus hijos a la Escola Pau Romeva”, explica el lector, alarmado por un hipotético paso de motos y bicicletas “a toda pastilla”, día y noche.

La Associació de Veïns de Sant Ramon comparte la preocupación de los vecinos del pasaje y ha liderado una recogida de firmas contra la apertura de este supermercado digital. Y ya tienen más de 1.800. El problema, dicen, no es solo de seguridad viaria. “Este tipo de negocio va contra la esencia de un barrio tan carismático como el nuestro, en el que hay muchos comercios de proximidad”, defiende el vicepresidente de la entidad vecinal, César F. Panyell, quien se puso en contacto con representantes del Distrito y asegura que le respondieron que “con la legislación en la mano no les permite no darles la licencia”.

Tapioles (a la izquierda) y otros vecinos, junto al local alquilado por la multinacional Getir en la calle de Xile

/ LAURA GUERRERO

Sin una normativa específica

Los vecinos piden al Ayuntamiento de Barcelona el mismo movimiento realizado para contener la expansión de las llamadas ‘cocinas fantasmas’ o 'dark kitchens', macrococinas situadas en núcleos urbanos y dirigidas en exclusiva al servicio a domicilio. Esto es que suspenda la concesión de licencia de actividad para este tipo de establecimientos hasta que exista una normativa específica. Saben que es un fenómeno muy nuevo, pero entienden que las administraciones podrían hacer más, avanzarse, y evitar futuros problemas e inconvenientes. 

Fuentes del Ayuntamiento de Barcelona recuerdan a este diario que la ley 18/2017, la que define este tipo de negocios de “venta o prestación de servicios a distancia”, ya establece que la distribución y el transporte de “los productos comercializados por Internet o a distancia se deben hacer de manera sostenible, con el menor impacto medioambiental posible” y ha de garantizar la seguridad de las personas que trabajan (artículo 16, punto 4). En el caso de los supermercados de entrega rápida a domicilio, subrayan las mismas fuentes, el consistorio está “analizado este nuevo tipo de actividad” con el objetivo de “preservar el comercio de proximidad y minimizar el impacto sobre el espacio público”. Los vecinos temen que sea demasiado tarde, que una vez empiecen a funcionar sea imposible revertir la situación. Actualmente en Barcelona, además de Getir, otras compañías como Gorillas y Dija están implantando también este sistema de distribución. Gigantes del comercio minorista como Mercadona y El Corte Inglés también disponen de una red de 'dark stores' para permitir la entrega rápida de sus productos a sus clientes 'online'.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

El Ayuntamiento recibió un comunicado de obras en el interior del 54 de la calle de Xile, pero no consta ninguna licencia de actividad. Por el momento. Getir, con presencia en otras ciudades europeas como Berlín y París, tiene en funcionamiento 13 establecimientos en Madrid y otros 6 en la Barcelona metropolitana, concretamente en Barcelona ciudad, Cornellà y L’Hospitalet de Llobregat. Su director general en España y Portugal, Hunab Moreno, prefiere referirse a los locales como “tiendas”, evitando las connotaciones negativas que conlleva el apelativo ‘fantasma’. La única diferencia respecto a las tiendas digamos clásicas, sostiene, es que “en lugar de entrar y salir clientes, entran y salen repartidores”. En todo caso, la empresa no quiere empezar con tan mal pie, generando tantos recelos. 

"Prelanzamiento"

El punto de venta de Xile, si bien tiene las estanterías repletas de mercancía, con varios cientos de referencias de higiene y alimentación, está en fase de “prelanzamiento”, según Moreno. Esto significa que los técnicos de la compañía siguen estudiando, sobre el terreno y atendiendo a las especificidades de la zona, cómo debería operar para causar el menor impacto posible. “Nos hemos reunido con miembros de la asociación de vecinos y técnicos del distrito y hemos recogido todas sus preocupaciones -continúa-, para entender la problemática y en breve esperamos comunicar nuestra respuesta”.

El director territorial avanza que las bicicletas y motos eléctricas de la compañía, en todo caso, estacionarían justo a la entrada del pasaje, en Cardenal Reig, y que los encargados del reparto tienen una zona de descanso en el interior del local, por lo que se evitan así los corrillos de gente esperando junto a la puerta, que pueden ser bastante molestos si generan ruido a ciertas horas de la noche. Así, los ‘riders’ de la compañía –todos ellos con contratos indefinidos, por cierto- aparcarían al inicio de la calle y recorrerían el pasaje a pie. Pero, ¿cómo casa eso con las entregas en menos de 10 minutos? “La clave está en la preparación del pedido, que debe hacerse en un minuto. Y todavía quedan otros nueve para la entrega, que no tienen nada que ver con la velocidad sino con la tecnología”, asegura Moreno, en referencia a la red de tiendas y la asignación de los pedidos.

El director territorial de Getir tampoco descarta cambiar el uso final del local alquilado y reformado de la calle de Xile. En unas semanas, si no antes, los vecinos tendrán noticias de esta multinacional del ‘delivery’. 

Noticias relacionadas

Si quieres dar a conocer tu punto de vista entre la comunidad de EL PERIÓDICO y que tus quejas reciban respuesta, únete a Entre Todos , donde podrás publicar tus cartas y leer otros artículos.