Terremoto político Opinión Basado en interpretaciones y juicios del autor sobre hechos, datos y eventos

La gran falla

La preocupación genuina por el cambio climático, el amor no impostado por la tierra y la superación de la lógica del crecimiento desigual han sembrado una pequeña grieta en los bloques

1
Se lee en minutos
Manifestación contra la ampliación del aeropuerto de El Prat

Manifestación contra la ampliación del aeropuerto de El Prat

Noticias relacionadas

Han sucedido terremotos políticos y sociales suficientes como para llenar dos vidas en los cuatro años transcurridos desde el 1-O, pero pocas han provocado una ruptura de filas mayor -o, cuanto menos, tan visible- como la ampliación del aeropuerto, dentro incluso no ya de los gobiernos sino de las formaciones políticas. La mala costumbre de polarizar cualquier debate y de reducirlo a posturas maximalistas no debería impedir darse cuenta de esto. Ya es hora -siempre lo ha sido- de explicar la vida con otras coordenadas más allá de donde uno se sitúe ante una eventual independencia, porque ni esta fractura se ha cerrado ignorando que hay otros temas, urgentes y tangibles, ni estos desaparecen por relegarlos a una posición accesoria. En la manifestación contra la ampliación del aeropuerto había representantes de ERC, 'comuns' y la CUP. Los dos primeros forman parte de gobiernos que abogaban en principio por esta ampliación (y el tercero no parece dispuesto a supeditar a la cuestión identitaria a ninguna otra), pero pese a contradicciones internas e idas y venidas, allí estaban. Y, al otro lado ¿podría ser el ecologismo la gran falla que quiebre las contradicciones internas, también, de gobiernos “verdes” pero que abogan por macroinfraestructuras que no lo son? Contra lo material, la política del relato se revela insuficiente, porque si matamos al planeta dará igual dónde vuelen los aviones.“Més carabassons i menys avions”, rezaba un lema de la manifestación del domingo. Algunos lo han ridiculizado, pese a que el flamante Pla de Govern de la Generalitat, presentado recientemente, incluye un Plan Estratégico de la Alimentación en el que se habla literalmente de “la centralidad de la alimentación como pilar fundamental de la vida de las personas”. La preocupación genuina por el cambio climático, el amor no impostado por la tierra y la superación de la lógica nihilista de un crecimiento desigual han sembrado una pequeña grieta en los bloques. Ojalá, como cantaba Leonard Cohen, por ella entre la luz.

Entretodos

Publica una carta del lector

Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web